Migrar a la nube es esencial para el futuro de tu empresa
Migrar a la nube es esencial para el futuro de tu empresa
Ricardo López Tello, director de ventas corporativas y gobierno para Intel México
Ricardo López Tello, director de ventas corporativas y gobierno para Intel México

Sin importar el tamaño de la empresa, los retos inherentes de migrar información y procesos a la nube tienen que ver con estar preparados para hacer frente a las amenazas digitales en constante evolución 

Desde hace un par de años, muchas empresas han establecido al proceso de transformación digital como una de sus metas en el mediano y largo plazo, sin embargo, acontecimientos sin precedentes, como una pandemia en la era moderna, aceleraron abruptamente la necesidad de esta transición al entorno digital a través de la nube.

Sin importar el tamaño de la empresa, los retos inherentes de migrar información y procesos a la nube no solo tienen que ver con la adopción de nuevas tecnologías para soportar, por ejemplo, los modelos híbridos o a distancia del trabajo, y con la capacitación para el manejo de soluciones tecnológicas que funcionan exclusivamente en este entorno, sino también en estar preparados para hacer frente a las amenazas digitales en constante evolución. 

Cada aspecto digital de la operación, desde procesos relativamente sencillos como la implementación de una base de datos en un servidor, hasta el desarrollo de software avanzado, es potencialmente vulnerable y necesita abordarse con una perspectiva que priorice la seguridad de la información.

La magnitud del reto es tal, que el 80% de los líderes empresariales en el mundo han señalado que sus empresas están más expuestas a riesgos cibernéticos ante la migración a la nube (Cyber Exposure, Forrester Consulting y Tenable, 2021).

Por esta razón, es primordial que todas las empresas que hoy estén en esta vía de innovación cuenten con los conocimientos y preparación necesaria para desarrollar una estrategia de ciberseguridad sostenible, que vaya más allá de un simple producto o de poner barreras para evitar la entrada de intrusos, para priorizar un modelo de pensamiento que debe permear en la cultura de trabajo de todos.

¿Dónde está México en materia de ciberseguridad? 

Un estudio realizado por Surfshark en 2022, establece que México ocupa el noveno lugar de los países con mayor densidad de cibercrimen.

El ransomware, phishing y la suplantación de identidad han pasado de ser términos que escuchábamos en contadas ocasiones a ser un lenguaje recurrente en diferentes industrias con las que interactuamos en nuestro día a día, como la tecnología de consumo y gadgets y la banca en línea.

Tal y como lo comentó IQSEC, consultora mexicana especializada en materia de ciberseguridad, en el marco de su 15° aniversario, la información percibida como más vulnerable es la personal (51.1%) y la financiera (44.7%), según uno de sus estudios.

Todo lo anterior puede sonar alarmante o que nos encontramos en una era donde entre más avanzamos, más vulnerables somos, pero hay que tener claro que más que iniciar una implementación tecnológica con desconfianza en la integridad de nuestras redes de información interna o sistemas de trabajo, se trata de informarnos sobre los riesgos allá afuera, y de que la totalidad de la organización actúe en consecuencia.  

Esto es particularmente relevante hoy ya que, de acuerdo de acuerdo con datos recientes de IDC, el gasto en la nube representa aproximadamente el 30% de los presupuestos globales de TI y superará los 1.3 billones de dólares para 2025. El futuro está, y permanecerá, en la nube.

De esta manera, seguiremos avanzando al mismo ritmo que las amenazas (e incluso, adelantarnos a ellas antes de que ocurran), y evitaremos complicaciones enormes a nuestros clientes, usuarios finales y a nosotros.  

El camino a seguir

Hoy más que nunca, la nube se presenta como la mejor aliada para continuar con el ritmo de innovación que ha caracterizado al ecosistema empresarial mexicano en los últimos dos años. Y aunque en algunos sectores, especialmente en el de las pequeñas y medianas empresas, persisten temores sobre los riesgos en materia de ciberseguridad, estamos absolutamente convencidos de que es la vía correcta.

A pesar de los retos que he expuesto, migrar hacia la nube es más fácil de lo que muchos líderes empresariales consideran, y sus beneficios son inmediatos, ya que serán más ágiles, eficientes y resistentes a cualquier cambio, y, sobre todo, tendrán acceso a un sinfín de superpoderes tecnológicos como la IA, el computo de borde y la conectividad avanzada.

En Intel, estamos convencidos de que allá afuera hay dos tipos de empresas:

  • Aquellas que entienden que la adopción de tecnología en la nube es una inversión que las hará más rentables y seguras.
  • Las que muy pronto lo harán.

Para las empresas que están explorando la forma de comenzar este camino, desde Intel les hacemos una invitación a tomar una decisión informada, con datos precisos a la mano que contemplen los costos de implementación y operación, así como la velocidad, latencia y la gobernabilidad de la información y lo que esto aportaría a la propia empresa.

Allá afuera hay un sinfín herramientas que les permitirán realizar un análisis a fondo para que, ya sea que decidan desarrollarse en una nube pública o privada, ésta se convierta en una oportunidad exitosa para transformar a su negocio, mientras aseguran en cada paso su información.

¿Ya planeaste tu oferta para el periodo de Regreso a Clases?

En esta nota se habla de: ciberseguridad, Cloud, Seguridad
WordPress Ads