I.O. QUÉ SÉ #1 | ¿Los robots humanoides superarán a la ficción?

Share:
I.O. QUÉ SÉ cada miércoles por YouTube

Acompáñanos al primer episodio de I.O. QUÉ SÉ, esta semana con el tema de robots humanoides, el BMW que cambia de color y la influencer virtual Lil Miquela.

Los contenidos de Infochannel a YouTube regresaron y I.O. QUÉ SÉ será el programa para ver que pase con los descubrimientos y avances tecnológicos. ¿Qué es tendencia? Aquí que te decimos, esta semana: ¿Los robots humanoides superarán a la ficción?

Los robots humanoides son una tendencia dentro de los desarrollos tecnológicos. El CES 2022 fue testigo de la presentación oficial de Ameca, un robot que sorprende por su hiperrealismo facial, es decir, su facilidad para imitar expresiones humanas, que además de interactuar puede mantener conversaciones con las personas.

Te podría interesar leer : 2021, el año de los robots: Conoce a los más novedosos

Ahora la pregunta es, ¿Los robots humanoides son el futuro?

¿Qué es un robot humanoide?, en términos técnicos puede describirse como un robot bípedo diseñado para tener capacidades y características iguales, incluso superiores a las humanas. 

El primer robot humanoide del que se tiene registro es WABOT-1 de Ichiro Kato en 1973. Considerado el padre de la robótica humanoide, durante toda la década de los 70 presentó prototipos de robots, una simbiosis entre robots y personas. En esa misma década también incursionó Citripio con la película Star Wars episodio 4.

El cine siempre ha alimentado ese deseo por esta clase de robots, en 1927 salió Metrópolis, una película de Fritz Lang que tiene por insignia a un robot que hace que los humanos se rebelen. Más tarde en los 80, tenemos el caso de Terminator y bueno, a partir del año 2000 estas películas han salido por montones.

La mayoría retrata un mundo apocalíptico donde la inteligencia artificial supera y cuestiona a la humanidad. Visto así, quizá no sean tan buena idea, pero los desarrollos cada vez son mayores en la actualidad.

Los robot humanoides esperan ser útiles en actividades cotidianas, desde la realización de trabajos peligrosos o que toman mucho tiempo, hasta su asistencia en tareas domésticas. 

Pero además de lo útil, tienen otro reto, el valle inquietante. Esta hipótesis concluye que mientras más similares sean a nosotros, nosotros replicamos una respuesta de rechazo hacia ellos. Es decir, ¿qué tan cómodos nos sentiríamos ante estos robots? La idea de convivir con robots todavía parece lejana, pero habrá un punto en el que coexistan con nosotros como cualquier persona.  

Creadores Digitales

Lil Miquela, una influencer que sólo existe en internet, a pesar de tener fotos con gente real sólo es una creación. Un personaje de animación que ha creado un mundo bastante real, incluso ha salido con chicos reales.

También conocida como Miquela Sousa, es parte de las influencers virtuales -pero que realmente lo son-, es decir no son de carne y hueso pero sí tienen números similares o superiores a los de un influencer convencional. Posiblemente su concepto va a explotar aún más, ahora con el metaverso, ya que los humanos querrán compartir su espacio en el mundo de Miquela. 

Esta influencer adolescente se encuentra en instagram, su estilo de vida yace en Los Angeles California. Actualmente cuenta con más de 3 millones de seguidores, y por supuesto, utiliza su cuenta para promocionar marcas y pronunciarse ante temas socio-políticos.

Lil Miquela es un personaje creado por Trevor McFedries, quien está inmerso en la música y es cofundador de Brud, una startup tecnológica. Lo cual le llevó a realizar este concepto. 

¿Personajes como Miquela lograrán borrar los límites entre la realidad y el mundo virtual?

Lanzamiento de la semana

El BMV que cambia de color y fue presentado en el CES. Se trata de un automóvil eléctrico con la capacidad de cambiar de tonalidad en escalas grises, con tan solo presionar un botón. 

Funciona a través de paneles triangulares en toda su carrocería y utiliza la misma tecnología de tinta electrónica que los lectores electrónicos.

Los paneles cuentan con millones de  cápsulas diminutas, cada una de las cuales contiene pigmentos blancos cargados negativamente y pigmentos negros cargados positivamente. Las corrientes eléctricas seleccionan el pigmento y lo transmiten a la superficie creando los diferentes tonos.

Una vez que se completa el cambio de color, los paneles mantienen su tono sin necesitar más carga eléctrica.