¿Cómo implementar el reconocimiento facial?

Share:

El reconocimiento facial como sistema de seguridad puede implementarse en diversos sectores, como el retail, aeropuertos y transporte público.

La noticia sobre la trifulca en un partido Querétaro vs Atlas en marzo pasado -que dejó un saldo de 26 personas lesionadas, 3 de éstas de gravedad- generó indignación nacional y dio pie a un amplio debate sobre la necesidad de implementar sistemas de seguridad eficientes para proteger a los aficionados que disfrutan de estos eventos de manera sana. Pero si la noticia principal provocó molestia, la propuesta de la Liga Mx y la Femexfut para garantizar la seguridad causó aún más contrariedad.

Y es que el uso del reconocimiento facial sigue rodeado de mitos y desinformación que provocan en las personas desconfianza y recelo ante la que, consideran, una posibilidad real de ser víctimas de robo de identidad, al no tener la certeza de que sus biometrías serán utilizadas de manera responsable por parte de quien las captura.

Te podría interesar leer : Video: Biometría gringa carísima

“Consideramos que la solución propuesta por las autoridades deportivas de crear la denominada Fan ID, la cual requiere que los aficionados proporcionen datos personales, así como fotografías de su rostro y su identificación, es exagerada y desproporcionada a la necesidad de garantizar la seguridad en recintos con un alto flujo de personas. Hoy existe la tecnología para poder identificar a aquellos individuos que están cometiendo un delito sin que se requiera tener un registro previo de su identidad y sin tener que capturar y almacenar datos biográficos y biométricos de personas inocentes”, señaló el experto en identidades digitales, Adolfo Loera.

El también CEO de la empresa Biometría Aplicada detalló que los softwares más avanzados del mercado permiten hacer un monitoreo de los asistentes dentro de un recinto y darles seguimiento durante su estancia, es decir, se puede saber las zonas que visitaron y con quienes interactuaron para que, en caso de presentarse un incidente, se pueda impedir que evoluciones a algo más grave o se pueda interceptar a las personas involucradas para que se les aplique el protocolo de seguridad correspondiente.

“Al terminar el evento, las personas que asistieron a disfrutarlo podrá retirarse con la tranquilidad de saber que nadie resguardará sus biometrías y sólo se generará una base de datos de aquellos individuos que hayan incurrido en alguna falta, para que los elementos de seguridad puedan identificarlos en futuros eventos y ya sea que les impidan el acceso o les pidan retirarse del recinto, o proporcionar evidencias a las autoridades judiciales en incidentes graves”, explicó.

En el caso de la tecnología de Biometría Aplicada, el sistema logra un 99.99% de precisión en la detección de rostros; 99% de precisión en la identificación de la persona; 98% en el conteo de personas que ingresan o salen del recinto; 97% en la precisión de reconocimiento de género; 95% en la estimación de la edad y lo hace en 0.3 segundos.

“La implementación de un sistema de seguridad exitoso conlleva grandes retos: garantizar la seguridad de quienes convergen en un foro y se puedan prevenir actos de violencia; respetar la privacidad de los asistentes al no tener que almacenar datos innecesarios para propósitos de seguridad; propiciar un flujo constante y sin fricciones al interior o la salida del lugar y el intercambio de información únicamente sobre los infractores entre los diferentes recintos. Es por ello que se requiere que los dueños de estos lugares se informen sobre la tecnología disponible, para no terminar generando riesgos innecesarios”, indicó Loera.

Otros usos del reconocimiento facial  

Además de estadios de futbol y centros de entretenimiento masivo, el uso del reconocimiento facial como mecanismo de seguridad en recintos de alto aforo puede ser llevado a otros sectores con la misma consigna de no tener que resguardar datos biográficos y biométricos de los visitantes. Algunos ejemplos son:

Retail

Actualmente, el robo hormiga es uno de los grandes dolores de cabeza de los empresarios del sector retail, ya que de acuerdo con organismos empresariales como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), este ilícito puede llegar a generar pérdidas de entre 10,000 y 14,000 millones de pesos al año al sector, con un promedio de hasta 80 incidentes al día.

Lo más preocupante de todo esto es que, según la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2020 realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 95.5% de los casos no ameritarán una carpeta de investigación ante el Ministerio Público, debido a que son montos muy pequeños, lo que propicia que la posibilidad de reincidencia por parte de estos delincuentes sea muy alta.

“Con la pandemia de covid-19, el robo hormiga se duplicó, por lo que podemos anticipar que, con la apertura del 100% de los negocios, el delito seguirá en crecimiento. De acuerdo con los datos compartidos por la Coparmex, los robos menores pueden originar mermas en los inventarios de hasta 15%, con lo que se generan pérdidas de hasta un 7% del total de las ventas y una reducción del 23% en la utilidad, y los empresarios aún no han podido generar una estrategia efectiva para inhibir estos delitos”, comentó Loera.

“Con la implementación del reconocimiento facial, las tiendas pueden alertar al servicio de vigilancia para evitar que sea cometido el ilícito”, agregó.

Aeropuertos

Aunque los aeropuertos habían mantenido un proceso de digitalización constante hasta antes del covid-19, la pandemia exacerbó la necesidad de acelerar el flujo de personas para prevenir contagios, y el reconocimiento facial ha ido sumando adeptos.

El pasado mes de junio, la Oficina de Aduanas y Control Fronteriza de Estados Unidos anunció la implementación del sistema facial biométrico en todos los aeropuertos internacionales del país, con el objetivo de automatizar el proceso de revisión de documentos para visitantes extranjeros que buscan ingresar a la Unión Americana.

“En México, se ha hecho un primer intento de implementación en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), del cual no tenemos información clara sobre cómo funciona, pero lo cierto es que aún estamos lejos de que sea una realidad en el resto de las terminales aéreas de nuestro país. Esto no sólo nos deja rezagados en nuestra misión de estar a la vanguardia en el sector turístico, sino que además nos hace susceptibles de permitir el libre tránsito de delincuentes comunes y terroristas”, advirtió Loera.

El experto reconoció que para que el reconocimiento facial sea una realidad en los aeropuertos mexicanos es necesaria la voluntad tanto del sector público como del privado, ya que en estos casos sí tendría que vincularse la tecnología con diversas bases de datos gubernamentales, lo que tiene implicaciones legales, además de que debe poder garantizarse las inversiones y el posterior intercambio de información para que sea eficiente.

Centrales de autobuses y transporte público

Igual que en los aeropuertos, las centrales de autobuses demandan un alto nivel de seguridad, sobre todo para prevenir delitos comunes como el robo, la transportación de drogas o mercancía robada o hasta incluso ilícitos de alto impacto como el secuestro y la trata de personas.

“Es común que cuando abordas un autobús foráneo, se suba una persona y haga tomas de los rostros de los viajeros como una maniobra de seguridad, pero la realidad es que la estrategia es más un intento de inhibir el delito, que una medida efectiva para la identificación de delincuentes, porque la mayoría de las empresas de autobuses y centrales de camiones no cuenta con sistemas de reconocimiento facial que les permitan procesar las tomas que hacen con sus cámaras”, aseveró Loera.

A este respecto, el CEO de Biometría Aplicada reiteró la importancia de que los empresarios de los diferentes sectores se acerquen a expertos en reconocimiento facial para un correcto diagnóstico de sus necesidades, ya que esto será determinante en las inversiones que tendrán que realizar. “En muchas ocasiones, las empresas pueden llegar a pensar que requieren de múltiples implementaciones biométricas para consolidar un sistema de seguridad robusto, lo que eventualmente les llegaría a generar fricciones con los usuarios de sus servicios, o que requieren equipos carísimos, cuando quizá ya tienen una infraestructura base que puede adaptarse sin problema a nuestras soluciones de seguridad. Por eso es vital que se busquen empresas consolidadas en el mercado, porque no todas las compañías enfocadas a la ciberseguridad pueden ofrecer esta tecnología”, concluyó.