Liquidez Financiera, ¿Cómo conseguirla?

Share:
Liquidez Financiera, ¿Cómo conseguirla?
Fabricantes y distribuidores se han visto obligados a alargar sus plazos de cobro.

Ante la carencia de liquidez financiera de sus clientes, muchas empresas del sector han alargado sus plazos de cobro, pasando de un promedio de entre 15 y 80 días a 90, 120 y, en algunos casos, a exceder los más de 180 días, generando problemas de liquidez para ellas mismas.

Tras más de 18 meses de pandemia, algunas empresas de la industria enfrentan problemas de flujo o liquidez financiera.

Ana María Arreola, directora comercial y de mercadotecnia en CompuSoluciones, señaló que en el caso del mayorista se han ocupado de estar más cerca de los distribuidores y de los clientes de los mismos.

Más Información

El objetivo de esta medida es reducir, en la medida de lo posible, problemas de cobranza, habilitando esquemas de crédito y financiamiento ajustados a la situación particular de cada uno.

Y es que durante la pandemia, las empresas han sido castigadas por un doble efecto de la crisis sanitaria:

  • Por un lado, el alargamiento de los ciclos financieros de las compañías

Esto se ocasionó por la disminución de las ventas que provocó que los clientes se hayan visto obligados a financiar su operación mediante la extensión de los días de pago a proveedores, restando con ello liquidez.

  • En segundo término, la contracción de la principal fuente de fondeo del país (la banca múltiple).

Este tipo de instituciones decidió restringir en mayor medida el financiamiento a las Pymes y sectores especializados por representar un riesgo de cartera.

La Asociación de Bancos de México (ABM) estima que el crédito de los bancos a las Pymes ha caído 4.3% en lo que va de 2021.

Banxico también identificó que el financiamiento total a las empresas privadas no financieras del país se contrajo en términos reales anuales durante el primer trimestre de 2021.

En este contexto es que fabricantes y distribuidores se han visto obligados a alargar sus plazos de cobro.

Algunos han pasado de un promedio de entre 15 y 80 días a 90, 120 y en algunos casos dependiendo el sector y bien comercial exceder los más de 180 días.

Esa situación genera problemas de liquidez para los proveedores, que se ven impactados en sus operaciones, lo que dificulta mantener funcionando adecuadamente la cadena productiva en el país.

¿Qué opciones tienes a tu alcance?

Raúl Borja, director de Riesgos de Crédito de la Sofom Serfimex Capital, recomendó:

  • Contemplar el uso de productos que inyecten liquidez a través de líneas de arrendamiento puro y crédito de capital de trabajo.
  • Establecer alianzas con instituciones que puedan convertirse en el brazo de la empresa para financiar a sus clientes.

Por ejemplo a través de arrendamiento, sin distraer en ello recursos líquidos propios que de otra forma podrían estar bloqueados por 180 días o más mientras el cliente puede liquidar su operación y ese dinero regresa a la empresa para seguir ofreciendo nuevas mercancías.

Echa mano a todo tipo de recursos

Santiago Sturla, fundador y socio director de RealBox, empresa de asesorías financieras y administrativas, opina que, para que una pequeña y mediana compañía pueda mantenerse viva hay varias estrategias:

  • Seguir con el modelo de negocio actual realizando cambios en el precio, clientes, logística y/o  productos;
  • Aprovechar los activos y contactos que se tienen para ofrecer nuevos servicios y/o productos creando un nuevo modelo;
  • Realizar una reducción de gastos masiva;
  • Conversar con proveedores para extender plazos de pagos y
  • Disminuir plazos de cobro con clientes,
  • Buscar financiamiento bancario,
  • Factoring;
  • Vender activos prescindibles y/o
  • Buscar nuevos inversionistas.
Controla ingresos y egresos

Contempla utilizar un proyector de flujo de caja.

¿Por qué? Porque administra el control entre los ingresos y egresos de un negocio y determina si éste es o no líquido .

“Es vital controlar, gestionar y proyectar este flujo para poder saber con cuánto dinero vamos a contar en un determinado período de tiempo y/o saber cuándo podría existir una falta de liquidez”, opinó Sturla.

Adicionalmente, utilizando este tipo de herramientas, las organizaciones pueden saber cuándo, cuánto y a quién se tiene que pagar y/o cobrar; gestionar y prorrogar pagos, cobros recurrentes y simular escenarios.

 “Por lo general, los empresarios y emprendedores se enfocan en la comercialización y/o en la producción de los bienes y servicios; y los problemas empiezan a suscitarse cuando la empresa ya tiene un volumen tal que el control se escapa de las manos del gestor inicial”, señala Sturla.