Google reforzará la conexión de Internet entre LATAM y EUA con Firmina

Share:

Reuters.- Google informó que esta construyendo un cable submarino que conectará a Estados Unidos, Brasil, Uruguay y Argentina para reforzar la capacidad de conexión de Internet entre estas regiones.

El cable, llamado Firmina, será el cable más largo del mundo, Google lo informó en una publicación de blog y agrego que se extenderá desde la osta este de Estados Unidos hasta Las Toninas, Argentina, con aterrizajes adicionales en Praia Grande, Brasil y Punta del Este, Uruguay.

“Firmina mejorará el acceso a los servicios de Google para los usuarios en América del Sur. Con 12 pares de fibra, el cable transportará el tráfico de manera rápida y segura entre América del Norte y América del Sur, brindando a los usuarios acceso rápido y de baja latencia a los productos de Google como Búsqueda, Gmail y YouTube, así como los servicios de Google Cloud “, mencionaba el comunicado de Google.

¿Cómo funcionará?

Los datos en un cable submarino son transportados mediante luz dentro de una fibra óptica.

Al mismo tiempo, el cable también debe llevar una corriente eléctrica de alto voltaje suministrada por estaciones con tomas a tierra en cada extremo. Alimentando amplificadores en el fondo marino que aumentan la luz óptica en intervalos de alrededor de 100 km.

Para una máxima resistencia y protección contra fallas, lo ideal es que la fuente eléctrica en tierra pueda alimentar todo el recorrido del cable hasta que se restablezcan las operaciones normales.

El reto de mejorar la conexión de Internet

Utilizar cables de gran longitud es casi imposible ya que el número de fibras ópticas en cada cable aumentó en los últimos años, lo que lo convierte en un desafío.

Te interesa leer: Google busca desarrollar algoritmos médicos

Pero con Firmina están rompiendo esa barrera, el cable romperá el récord de construcción y para lograrlo es necesario suministrar el cable con un voltaje 20% más alto que el utilizado en los sistemas anteriores.

El anuncio también se produce en medio de un aumento en la demanda de servicios de Internet y en la nube, ya que la pandemia de COVID-19 ha impulsado más trabajo, compras y entretenimiento en línea.