CDMX aplicaría impuesto a servicios de entrega

Share:

La CDMX propone crear un nuevo impuesto por el uso y explotación de la infraestructura capitalina dirigido a plataformas tecnológicas

Asociaciones y cámaras industriales rechazan impuesto que contempla aplicar la CDMX por su impacto negativo a usuarios y negocios

Las autoridades fiscales de la Ciudad de México proponen crear un nuevo impuesto sobre los servicios de entrega gestionados a través de plataformas tecnológicas a ser incluido en el artículo 307 ter del Código Fiscal de la CDMX para el ejercicio fiscal 2022.

CONOCE MÁS

Asociaciones y cámaras empresariales rechazan la aplicación del gravamen por su impacto negativo a usuarios y negocios.

Entre los organismo en contra del impuesto se encuentran:

  • La Asociación de Internet MX (AIMX);
  • La Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP);
  • La Asociación Fintech México (FTMX);
  • La Confederación patronal de la República Mexicana (COPARMEX) Ciudad de México.
  • La Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO);
  • La Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA);
  • La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN);
  • El Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, A.C. (COMCE);
  • La Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI).

Los organismos contemplan que el impuesto genera un impacto negativo directo en la economía de los miles de negocios y repartidores que dependen de estas plataformas.

¿Qué argumentos se plantean?

La iniciativa propone la creación de un nuevo impuesto por el uso y explotación de la infraestructura capitalina dirigido a plataformas tecnológicas a través de las cuales las personas contratan la entrega de paquetería, alimentos, víveres o cualquier tipo de mercancía.

Las organizaciones en contra contemplan que este nuevo impuesto es inconstitucional, ilegal, discriminatorio y discrecional.

Además de que representa una barrera a la innovación para la Ciudad de México, pues atenta contra los esfuerzos de acompañar la reactivación económica en un período complejo como la pandemia.

El gravamen que se propone, contraviene la política del Gobierno Federal de NO crear nuevos impuestos, así como los acuerdos adquiridos por México ante la OCDE de no establecer más impuestos a la economía digital.

Se plantea que un impuesto local por usar las calles no tiene precedente y es inconstitucional, va en contra del principio de equidad tributaria y además es una medida que daña a la economía digital, limitando la creación de valor económico y social, la cual, más allá de beneficiar a los usuarios y consumidores finales los afecta en gran medida.

Te podría interesar leer : Impuestos, ni aumentarán ni habrá nuevos en 2022

Efecto directo

Este nuevo impuesto resultaría en una modificación a la estructura de costos de las plataformas intermediarias y de miles de restaurantes, micro y pequeñas empresas, lo que tendrá inevitablemente un impacto en los precios que pagan los consumidores finales.

Aumentará los costos para los comercios, los restaurantes, las plataformas de pago, de logística, de última milla, de venta a domicilio y mercados en línea (marketplaces), entre otras plataformas intermediarias, promotoras y facilitadoras.

De igual forma, aumentará los costos para el comercio minorista que complementa sus actividades u opera en su totalidad con apoyo de, o incluso utilizando sus propias plataformas, quienes son tratados de manera injusta por dicha propuesta.

En general podría desincentivar el crecimiento de este sector que está generando un beneficio para la población por todos los incentivos que ofrece aunado a la creación de nuevas fuentes de ingreso.