ICAMI revela el secreto de una buena dirección en las empresas
ICAMI revela el secreto de una buena dirección en las empresas
Jesús García Cavazos, director de ICAMI región norte

La dirección general de una empresa no debe ser operativa, y los medios gerenciales ejecutan, consiguen los resultados pero también ayudan en la toma de decisiones.

El crecimiento, innovación y la optimización de recursos son motivadores de todas las empresas, sin embargo, las vías para conseguirlos requieren nuevas fórmulas, cambio en la cultura organizacional, liderazgo y mucha confianza.

Jesús García Cavazos, director de ICAMI región norte, explicó que lograrlo implica que el director general se vuelva un gran director de orquesta que no toque ningún instrumento, pero que vea que todos los demás toquen de manera afinada.

El ejecutivo, está convencido de que, entre más metido esté en la operación menos tiempo tendrá para pensar en estrategias y nuevas oportunidades de negocio.

Entonces, el director general debe delegar tareas y apoyarse de los gerentes de las diferentes áreas de su organización para tener una visión completa y tomar decisiones.

Apoyarse de estas áreas autoadministrables no es cosa fácil, los gerentes a cargo deben demostrar con resultados los logros de sus áreas, sustentar sus métodos y planes y trabajar en concordancia con las otras áreas.

“El director general de una empresa debe estar centrado en la cultura de la empresa, proyectos, gente y dinero -y ahondó-cuando un director general está ocupado haciendo ventas le quita su atención a la planeación del futuro, a la estrategia, debe entonces aprender a confiar en la gente que tiene y propiciar la creación de célula autoadministrables”.

¿Cómo crear células autoadministrables?

García Cavazos considera que las áreas de las organizaciones más proclives a volverse autoadministrables son aquellas que están más cercanas al cliente: Producción, investigación, diseño de producto, marketing y las áreas comerciales.

Por el contrario, las áreas más rígidas como las administrables y Recursos Humanos no requieren hacer tantos cambios para involucrarse en las decisiones de la compañía.

En la experiencia del ICAMI, dedicada a la formación de mandos intermedios y posiciones gerenciales, con el apoyo, guía y metodologías, cada área autoadministrada de un negocio puede desarrollarse en menos de un año.

“La pregunta es cuánto se tarda la dirección general en iniciar el proceso formal de formación de su equipo y empezar el cambio en la cultura organizacional”, razonó García Cavazos.

Tomando decisiones en conjunto

De acuerdo con el ejecutivo, hay una tendencia en las empresas en sacar proyectos rápidos y conseguir resultados pronto, para hacerlo, además de tecnología, se utilizan metodologías ágiles para gestionar los proyectos y acelerar la toma de decisiones

  • La cultura organizacional que se busca es que todas las personas tengan la oportunidad de generar innovación
  • Involucra a todas las áreas de tu organización a participar en las decisiones estratégicas.
  • Cuida que haya una mezcla de perfiles en esta toma de decisiones.
  • Las células operan por proyectos de manera dinámica.
  • Ocúpate de la capacitación de tus empleados y de toda la cadena de mando en general, invertir en su capacitación incrementa 37% la retención de personal y 58% las habilidades del personal para solucionar problemas.

Otra metodología que enseña el ICAMI es Desing Thinking, y busca documentar todo, incluso los errores que se dan en la ejecución de los proyectos, lo cual permite corregir rápidamente.

A través de metodología Scrum, ICAMI propone aprender a través de proyectos reales.

Ayuda a que gerentes, jefes y supervisores pongan sus ideas en orden y soluciones problemas reales junto con el director general y personal de otras áreas.

Mientras mayor colaboración haya en estas tomas de decisiones saldrán ideas más novedosas de valor potencial para las empresas.

Capacita a tus gerentes y mandos medios y empieza a hacer la diferencia

Los cambios en la cultura organizacional no puede venir de otro lado sino de la dirección general, y no es rápido ni fácil que la persona en esta posición permee al resto de la compañía este ánimo de cambio; sin embargo, no es imposible.

Capacitar a los encargados de las áreas de negocio y hacer de ellas células autoadministrables es un primer paso. Capacitar sin miedo a que se vaya la gente, y después involucrarlos en las acciones de cambio y establecer modelos de recompensa a sus iniciativas.

“En el ICAMI les formamos el espíritu de dueño; todos los ejercicios son considerando ‘Si tu fueras el dueño ¿qué harías’ formado así líderes que transformen sociedades”, recalcó García Cavazos.

Te interesa leer: CompuSoluciones adopta mentalidad de Startup

El ICAMI tiene programas de formación gerenciales, a nivel jefatura y supervisor multiempresas con fechas definidas, tanto virtuales como presenciales que se actualizan cada cuatro años.

Sin embargo, si tu empresa tiene el requerimiento de capacitar a un gran número de personas bajo condiciones especiales, el organismo puede diseñar un curso a la medida que incluya el factor humano, operativo, marketing y de personal.

El instituto tiene presencia en cuatro regiones del país pero da atención a toda la república gracias a la modalidad virtual.

En tu opinión, ¿Qué candidato presidencial ganó el primer debate?

También te interesa:

Otras notas relacionadas con canal de distribucion, Canal TI, Cultura organizacional, Desarrollo Empresarial, dirección general, mandos medios y gerencias, metodologías ágiles