El Internet alta de velocidad podrá operar en Antártida ¿Por qué es un gran paso?

Share:

¿Por qué es vital el Internet en la Antártica? Principalmente para la ciencia y las investigaciones ambientales.

El Internet a través del cable de fibra óptica en la Antártica promovería la investigación y educación respecto a las condiciones climáticas.

A principios de 2021, la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) de Estados Unidos comenzó a explorar seriamente la posibilidad de construir un cable de fibra óptica que viajaría a lo largo del lecho marino desde la Antártida hasta la vecina Nueva Zelanda o Australia.

CONOCE MÁS

Llevar Internet de alta velocidad a la Antártica ha sido un tema de discusión durante una década, pero en ese lapso de tiempo han habido otras prioridades en cuestión de proyectos.

Si este último esfuerzo por modernizar la Internet de la Antártida es un éxito, los científicos dicen que transformaría tanto la investigación como la vida cotidiana en el continente helado.

Te puede interesar: ¿Cuáles son tus hábitos en Internet? Aprovecha al máximo tu señal WiFi

¿Por qué se quiere llevar Internet a la Antártica?

La estación McMurdo se encuentra sobre una roca volcánica frente a la costa de la Antártida. Ahí yacen diversas investigaciones científicas dirigidas por la NSF y se reciben alrededor de mil visitantes durante el verano antártico de octubre a febrero. 

Las principales ramas de la investigación científica que se hacen en McMurdo van desde el clima hasta las ciencias oceánicas. A pesar de su papel central en la investigación antártica no cuentan con Internet de alta velocidad, lo cual retrasa muchos procesos.

McMurdo se encuentra en el único continente que no tiene una conexión de cable de fibra óptica de alta velocidad como el resto del mundo. Ahora eso podría cambiar pronto.

No sólo es un avance para los investigadores, sino que cambiaría totalmente la experiencia de vivir en la Antártida. En la actualidad, los investigadores que trabajan en McMurdo dependen de satélites de ancho de banda para comunicarse con el mundo exterior.

Además de analizar los datos de manera más eficiente, la presencia física del cable podría permitir recopilar nuevos tipos de datos. Tal es el caso de los datos sísmicos a través de la técnica “detección acústica distribuida”.

Más allá de las oportunidades de investigación, un Internet más rápido facilita a los visitantes de la estación ponerse en contacto con su familia, sus colegas fuera de la Antártida y el público en general.