Intel México pronostica el fin de la escasez de chips para fin de año

Share:
Intel México predice fin de escasez de Chips

“Se ve luz a final de túnel en el que al final de este año ya se vea más normalización (de la oferta)”, dijo el director general de Intel en México, Santiago Cardona.

La luz al final del tunel

Conoce más

El Economista.- Se estima que la crisis global de escasez de chips, que ha sacudido a la  industria automotriz mexicana, terminé a finales de año, cuando empiece a normalizarse la oferta, aunque el problema estaría aún lejos de resolverse, dijo el director general de Intel en México, Santiago Cardona.

El mayor fabricante mundial de circuitos integrados, con sede en Estados Unidos, anunció recientemente una inversión de 20,000 millones de dólares para construir dos fábricas de chips avanzados en Arizona y ofrecerlos a terceros, un mercado valorado en unos 100,000 millones de dólares, según Cardona.

El anuncio de Intel busca equilibrar la oferta mundial con una mayor participación de Occidente ante Asia y generó expectativas de una pronta recuperación del sector automotor. Sin embargo, el ejecutivo aclaró que no existe una solución de corto plazo.

La falta de chips, generada luego del cierre de armadoras en Norteamérica en 2020 y por la baja en la demanda de autos durante la pandemia, provocó en México que la producción y exportación de automóviles se desplomaran un 12% y un 14.1% en el primer trimestre.

Las principales compañías automotrices de Estados Unidos anunciaron el martes que volverían presionar al Congreso de ese país para que aborde la escasez mundial de semiconductores.

Te interesa leer: Intel aprovechará escasez de chips y le fabricará a terceros

El sector respalda propuestas de gastar decenas de miles de millones de dólares para impulsar la producción, así como nuevos incentivos fiscales a fabricantes de chips para compensar sus costos.

Cardona dijo que la inversión en las dos nuevas fábricas están totalmente fondeadas por Intel, si bien no descarta recibir incentivos, y prevé que sus frutos “entrarán en línea” en alrededor de dos años porque se trata de uno de los productos más complejos de fabricar.