¿Por qué no dejar ir a tus colaboradores de 40 y más?

Share:
Jorge Linares, Chieff Revenue Officer en Nubiral

Experiencia en las tecnologías, en procesos de negocio, contactos y fidelidad, por eso no debes dejar ir a tus colaboradores de 40 años y más.

En las empresas colaboran generaciones distintas de empleados, y la elección de estos no debe obedecer a la edad, sino al talento y las cualidades que su personalidad aporta al proyecto.

En una empresa no solo debe haber mentes jóvenes e innovadoras, los empleados de generaciones anteriores, muchas veces discriminados por su edad, pueden aportar sus años de experiencia y especialización en el mercado, manejo de los procesos, negociaciones y contactos.

Jorge Linares, Chieff Revenue Officer en Nubiral, recomienda al momento de tener un proyecto en donde se requiere experiencia elegir quien acumule más tiempo, y optar por las generaciones más jóvenes en los casos donde los proyectos demandan dinamismo.

No obstante, en empresas y proyectos se debe propiciar un match entre personal de distintas generaciones, aprovechar los conocimientos de lo más jóvenes y la experiencia de negocio de los más grandes.

“En Nubiral hemos tenido clientes con proyectos de TI que aún tienen sistemas legados migrando a la nube; es un claro ejemplo de un caso en donde se requiere dos recursos con experiencia diferente pero complementaria”.

Jorge Linares, Chieff Revenue Officer en Nubiral.

Una manera en que las organizaciones pueden propiciar el match entre generaciones es a través de la educación; la edad no está peleada con el aprendizaje, y nutrir a ambas partes con capacitaciones y actualizaciones constantes, así como con un plan de carrera debe ser una constante.

Lo idal es que este plan de carrera sea liderado por Recursos Humanos y los líderes de las áreas con vacantes a cubrir.

Cambios en la operación y el choque de generaciones

La pandemia expuso lo bueno y lo malo de la cultura organizacional; cambio el ambiente de trabajo, las oficinas dsaparecieron y se impuso el trabajo remoto, cambió la forma en que se mide la productividad; todo se puso en entredicho, y las personas re balancearon su vida.

De acuerdo con Linares, este periodo sirvió para que las personas hicieran un balance entre sus objetivos personales y sus metas profesionales.

Lo más jóvenes se adaptaron rápido a los cambios, y tópicos como el cumplimiento por metas, lugar flexible de trabajo ahora son parte de sus exigencias.

En cambio, para los empleados de generaciones anterioress con más experiencia, fue un cambio transgresor; pero muchos, al vivir los beneficios le han adoptado porque tienen conocimiento, habilidades y sobre todo actitud; fue un reto para ellos, pero al ver la empatía de la empresa se adaptaron.

Las empresas requieren replantearse los esquemas de trabajo y ver qué tanto del escenario tradicional debe conservarse o, mejor dicho, conseguir un punto medio.

Linares reconoce que las generaciones mayores son más fieles a la empresa y tienen un sentido de arraigo y compromiso difícil de encontrar entre los jóvenes, por lo que incluir el “salario emocional” les permitirá adaptarse a las exigencias de los nuevos trabajadores que no solo buscan retribuciones económicas.

Te podría interesar leer : Recursos humanos y transformación digital

Es difícil pensar que una empresa se adapte a cada empleado; no obstante, debe procurar la flexibilidad cuando el estilo de vida de este cambie, por maternidad, por estudios, por cambio de residencia, y explorar otra forma de medir su compromiso, productividad y resultados.

Una característica que tienen los empleados de 40 años y más es la resiliencia; la fidelidad que le guardan a la compañía sacará a flote su capacidad de adaptación al cambio. llos más que nadie quieren ver a la empresa creciendo.