RiskIQ permitirá a Microsoft detectar amenazas de seguridad en la nube

Share:
La compañía adquirida, con sede en San Francisco y creada en 2009, desarrolla un software en la nube para detectar amenazas de seguridad.

En plena batalla contra el ‘ransomware’, Microsoft resolvió comprar la empresa de ciberseguridad RiskIQ, Bloomberg estima que pagará unos 500 millones de dólares en efectivo por la compañía.

A fin de que sus clientes tengan  una visión “más integral” de las amenazas globales a sus negocios y comprendan dónde y cómo pueden ser atacados en redes complejas y dispositivos, Microsoft resolvió comprar RiskIQ.

La compañía adquirida, con sede en San Francisco y creada en 2009, desarrolla un software en la nube para detectar amenazas de seguridad.

” RiskIQ ayuda a los clientes a conocer y evaluar la seguridad de toda su compañía, en la nube de Microsoft, AWS [Amazon Web Services], otras nubes y en su cadena de suministro”, señaló Eric Doerr, vicepresidente de Microsoft para Seguridad en la Nube.

Blomberg estima que el acuerdo para comprar la startup de ciberseguridad se elevará a más de 500 millones de dólares en efectivo.

Entre los clientes de RiskIQ están Facebook, BMW, American Express y el servicio postal de EE UU.

En la mira de inversores

Microsoft no ha presentado aún un plan detallado sobre cómo integrará RiskIQ en sus propias ofertas de seguridad.

Podría utilizarlo en:

  • En Microsoft 365 Defender;
  • Lo mismo que en Microsoft Azure Defender o en
  • Microsoft Azure Sentinel.

Atacantes al acecho

La semana pasada, Microsoft hizo un llamado a los usuarios del programa Windows para que instalen de forma inmediata una actualización de seguridad.

El aviso vino después de que investigadores de seguridad de la compañía encontraron una grave vulnerabilidad en el sistema operativo.

La falla de seguridad afectaba a los sistemas operativos Windows 7 y Windows 10 y fue bautizada como PrintNightmare .

La vulnerabilidad amenaza al servicio de cola de impresión de Windows.

Microsoft lleva tiempo agregando características de seguridad a productos como Windows y sus servicios en la nube Azure para proteger los sistemas y detectar ataques en redes.

La multinacional también ha contratado más profesionales especializados en ciberseguridad.

Actualmente suma 3.500 empleados trabajando en este área y cuenta con un laboratorio, Microsoft Threat Intelligence Center, que rastrea a los piratas informáticos.