Proponen gobernanza de IA por cómputo
Proponen gobernanza de IA por cómputo

Más de una docena de centros de investigación y OpenAI proponen un sistema de gobernanza de la IA, a partir del control de los chips y datacenters.

Para prevenir el uso indebido y desastres provocados por la Inteligencia Artificial, 14 centros de investigación y OpenAI sugieren regular los chips para estas soluciones.

Detalla el documento, Computing Power and the Governance of Artificial Intelligence.

Investigación escrita por diecinueve expertos y codirigido por tres institutos de la Universidad de Cambridge; los centros Leverhulme para el Futuro de la Inteligencia, el de Estudios de Riesgo Existenciales y de Gobernanza de la IA de EU.

Junto con el Instituto Bennett de Políticas Públicas y la firma OpenAI.

El hardware es cuantificable

Al considerar que un registro global, que rastree el flujo de chips destinados a supercomputadoras es una de las opciones políticas.

Ya que pueden ayudar a prevenir el uso indebido y desastres provocados por esta tecnología.

Los investigadores sostienen que los chips de IA y los centros de datos ofrecen objetivos más eficaces para el escrutinio y gobernanza.

Ya que, los activos deben poseerse físicamente, mientras que los otros elementos de “la tríada de la IA” (datos y algoritmos) pueden, en teoría, duplicarse sin cesar.  

Mientras que, los microprocesadores necesarios para impulsar los modelos generativos de IA se construyen a través de cadenas de suministro altamente concentradas.

“Al estar dominadas por sólo un puñado de empresas, convierte al hardware en sí en un fuerte punto de intervención para las políticas de IA y reducir riesgos”.

Luego de explicar que los gobiernos están preocupados, por los posibles retos que pueda generar esta tecnología al ser usada de forma nociva y buscan cómo regularla.

Te puede interesar leer: Nvidia: cada nación debe contar con su propia IA

Pero, los datos y los algoritmos son intangibles y difíciles de controlar.

Los centros de datos son fáciles de ubicar

“Las supercomputadoras de IA constan de decenas de miles de chips en red alojados en centros de datos gigantes, a menudo del tamaño de varios campos de fútbol, ​​y que consumen decenas de megavatios de energía”.

Dijo Haydn Belfield, coautor principal del informe, de la Universidad de Cambridge. 

El hardware es visible, cuantificable y su naturaleza física significa que se pueden imponer restricciones, que sería casi imposible de sustituir con elementos virtuales.

Los esfuerzos gubernamentales en todo el mundo durante el año pasado, como la Orden Ejecutiva de sobre IA de EU.

La Ley de IA de la Unión Europea, el Reglamento de IA Generativa de China y el Instituto de Seguridad de IA del Reino Unido han comenzado a considerar su gobernanza.

Hay tres grandes hiperescaladores

Fuera de China, el mercado de la computación en la nube está dominado por tres empresas, denominadas “hiperescaladoras”: Amazon, Microsoft y Google.

Por ello, monitorear el hardware ayudaría enormemente a las autoridades de competencia a mantener bajo control el poder de mercado de las mayores empresas tecnológicas.

Además de, abrir un espacio para más innovación y nuevos participantes, complementó la coautora, Diane Coyle del Instituto Bennett de Cambridge. 

¿Qué mercado invierte más en tecnología en México?

También te interesa:

Otras notas relacionadas con inteligencia artificial, OpenAI, regulación, tendencias de mercado