FMI: gobiernos deben reforzar su política fiscal ante impacto de la AI Gen

FMI: gobiernos deben reforzar su política fiscal ante impacto de la AI Gen

Propone reforzar los impuestos sobre la renta del capital, mejorar el seguro de desempleo, establecer programas de enseñanza y capacitación en nuevas habilidades.

Ante la velocidad y escala de la transformación que generará la inteligencia artificial generativa (AI Gen) en el empleo, los gobiernos deben prepararse para escenarios altamente disruptivos, planteó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su estudio Ampliando los beneficios de la IA generativa: el papel de las políticas fiscales, describe que entre las principales preocupaciones que plantea el uso de la IA están la pérdida de empleos y una mayor desigualdad social y económica.

Por lo que los gobiernos deberían adoptar un enfoque ágil, que los prepare ante escenarios altamente disruptivos.

Y en los que la política fiscal tiene un papel importante a desempeñar para respaldar una distribución más equitativa de las ganancias y oportunidades de la AI Gen.

Pero, para ello, se requerirá de mejoras significativas en los sistemas tributarios y de protección social en todo el mundo, advirtieron Era Dabla-Norris y Ruud De Mooij, directores adjuntos del Departamento de Asuntos Fiscales del organismo.

Ambos destacaron que si bien, la IA podría eventualmente impulsar el empleo y los salarios en general, también, podría dejar sin trabajo a grandes sectores de la fuerza laboral durante períodos prolongados, lo que provocaría una transición dolorosa.

Acciones contra el potencial desempleo

Los modelos del FMI sugieren que un seguro de desempleo más generoso podría amortiguar el impacto negativo en los trabajadores, permitiéndo a las personas desplazadas encontrar empleos que se ajusten mejor a sus habilidades.

“La mayoría de los países tienen un margen considerable para ampliar la cobertura y la generosidad del seguro de desempleo, mejorar la portabilidad de los derechos y considerar formas de seguro salarial”, detalla el texto.

Al mismo tiempo, se deberían impulsar programas de aprendizaje y recapacitación de los trabajadores para prepararse en los empleos de la nueva era.

Se necesitarán programas integrales de asistencia social para los trabajadores que se enfrentan a un desempleo de larga duración o a una reducción de la demanda laboral, debido a la automatización o el cierre de empresas, precisa la investigación.

Te puede interesar leer: Crece la demanda de talento con habilidades en IA

Si bien los trabajadores de los países en desarrollo están menos expuestos a la IA, también están menos protegidos con programas formales de protección social, como el seguro de desempleo.

Por lo que los gobiernos deben aprovechar las tecnologías digitales para facilitar una mayor cobertura de los programas de asistencia social” detalla el reporte.

No recomienda un impuesto a la IA

Pero el FMI, destaca que no es aconsejable imponer un impuesto a la IA.

Pues, un impuesto específico a la IA podría reducir la velocidad de la inversión y la innovación, sofocando las ganancias de la productividad.

También sería difícil ponerlo en práctica y, si no se orienta correctamente, haría más daño que bien.

La pregunta que plantea es ¿qué se puede hacer para reequilibrar la política fiscal en la era de la IA?

Una opción que plantea el FMI son los impuestos sobre la renta del capital, que deberían reforzarse para proteger la base impositiva contra una mayor disminución de la participación del trabajo en la renta y compensar la creciente desigualdad de la riqueza.

Esto es crucial, ya que una mayor inversión en educación y gasto social para ampliar los beneficios de la IA requerirá más ingresos públicos.

Por ejemplo, cita, el impuesto mínimo global acordado por más de 140 países, que establece una tasa impositiva efectiva mínima del 15% para las empresas multinacionales, es un paso en la dirección correcta.

Otras medidas que se podrían incluir son:

  • Un impuesto suplementario sobre las ganancias excesivas,
  • Impuestos más fuertes sobre las ganancias de capital,
  • Una mejor aplicación de la ley.

Decisiones que impactarán décadas

El organismo destaca que las decisiones que tomen ahora los formuladores de políticas darán forma a la evolución de la IA en las próximas décadas.

Donde, la prioridad debería ser garantizar que las tecnologías beneficien ampliamente a la sociedad, aprovechando la IA para mejorar los resultados en áreas como educación, salud y servicios gubernamentales.

Y dado el alcance global de esta nueva y poderosa herramienta, será más importante que nunca que los países trabajen juntos, reflexiona.

¿Ya planeaste tu oferta para el periodo de Regreso a Clases?

WordPress Ads