Las telecomunicaciones en los sismos, las grandes protagonistas

Share:
El papel de las telecomunicaciones en un sismo

Las telecomunicaciones demuestran su importancia todos los días, pero en los casos de un siniestro como el ocurrido ayer refrendan su papel.

El sismo de magnitud 7.4 en la escala de Richter que sacudió a México la tarde de ayer, 19 de septiembre, demostró una vez más que el desarrollo de las telecomunicaciones y otras herramientas tecnológicas hacen la diferencia.

37 años después del sismo de 1985 y cinco años de aquel registrado en 2017, se observa que la diferencia de resultados y desastres perpetrados tras cada incidente tiene como principal diferencia las herramientas tecnológicas y el desarrollo de las telecomunicaciones.

Más Información

Rolando Alamilla, Gerente de Investigación de Mercados en The Competitive Intelligence Unit (Ciu), explicó que las telecomunicaciones intervienen en tres fases que componen un sismo, las cuales denominó: Prevención, contacto con los familiares, ayuda y organización.

Aplicaciones que salvan vidas

The Ciu reportó al final del segundo trimestre del año 135.2 millones de líneas móviles, de las que 126.9 son smartphones, lo que permite contar con una pequeña ventana de oportunidad para salvar vidas.

Los usuarios de dispositivos móviles hallarán en el mercado varias aplicaciones a su disposición que emiten alertas ante la posibilidad de un sismo, con la cantidad de segundos adecuados para que el usuario tome sus precauciones antes del evento, dándole una ventaja que puede ser una gran diferencia.

El ejecutivo consideró importante recalcar que, para su correcto funcionamiento, la compra de la aplicación se realiza una vez descargada la aplicación y no al momento de ser descargada.

Además, señaló que esta solo opera para el valle de México; personas de otros estados no pueden utilizar esta tecnología.

¿Están todos bien?

Puesto a salvo es normal que se quiera conocer el estado de familiares y seres queridos; por ello, es importante entender que la infraestructura celular desplegada por los operadores se realiza en base a análisis de mercado, de modo que el número de antenas que se instalan se basa en las necesidades de conectividad cotidiana.

Ante un evento de esta magnitud se pone a prueba la capacidad instalada contra la demanda de un servicio, por eso las redes de telefonía móviles se saturan.

Ante ello, Alamilla sugiere optar por los servicios de mensajería instantánea y redes sociales; ya que las redes de telecomunicaciones móviles pueden ser esenciales para salvar una vida.

En 2021 México sumó 88.6 millones de internautas, de los cuales 99% cuenta con al menos un servicio de mensajería instantánea (WhatsApp, Messenger, Telegram, etc) y 98% reportan contar con al menos una red social (Facebook, Twitter, Instagram).

Utilizar estos canales para comunicarnos con nuestros seres queridos será más rápido tras un sismo, y mucho más si se hace a través de una red WiFi para no saturar la red del operador móvil.

Las redes sociales y la solidaridad

En 2017 quedó demostrado que las redes sociales son de mucha ayuda en el momento de pedir y clasificar la ayuda en tiempo real tras un sismo.

La organización ciudadana clasificó y comunicó con prontitud sobre zonas de desastre, centros de acopio y albergues, así como necesidades muy específicas tanto de herramienta especializada como de medicamentos que se requerían en cada sitio.

Las redes sociales son buenas herramientas en estos casos por su viralidad, y por el uso de hashtags, que permiten ordenar la información en tiempo real y por orden cronológico. Es esta forma poner en Twitter y Facebook información acompañada de un #Albergue #Rescate #Derrumbe #CentroDeAcopio facilita canalizar la ayuda.

No obstante, hacer un uso responsable de las redes sociales ayuda a todos en momentos de desastres.

Te podría interesar leer : El sector telecom crece más que el PIB nacional: The CIU

Antes, durante y después de un sismo las telecomunicaciones jugarán un papel muy importante.

Nadie desea que se repliquen estas experiencias, pero es importante saber cómo sacar ventaja tanto de las telecomunicaciones como de las herramientas que tenemos disponibles para salvar vidas y comunicarnos responsablemente.