¿Están escuchando las empresas la historia que cuentan sus datos?

Share:
Héctor Cobo, VP Regional para SAS México, Caribe y Centroamérica
Héctor Cobo, VP Regional para SAS México, Caribe y Centroamérica

La analítica es una parte esencial de las empresas. Ya no es una opción, sino una herramienta estándar que les permite profundizar en sus datos para extraer conocimientos valiosos e impulsar su crecimiento

Las organizaciones de todo el mundo están conscientes de que deben aprovechar todos sus datos, la información y las innovaciones tecnológicas a su alcance para participar de lleno en la era digital.

Necesitan también continuar con la inercia que les dio la pandemia para seguir transformándose digitalmente, al tiempo de automatizar y optimizar sus procesos, y establecer una relación más estrecha y personal con clientes y socios.

Al interior, la adopción del trabajo remoto y la migración de aplicaciones críticas para el negocio a la nube les abren las puertas a nuevas formas de colaborar.

El concepto tradicional de empresa amplía sus límites para llevar la productividad donde quiera que se encuentre el capital humano.

Lee también: Microsoft y SAS potencian la nube con analítica

Escenario en construcción

La visión que se está creando del futuro se forma a partir de la historia que están contando los enormes volúmenes de datos, y las interacciones que se registran a diario entre las empresas y los individuos.

Hoy, sin duda, la analítica es una parte esencial de las empresas. Ya no es una opción, sino una herramienta estándar que les permite profundizar en sus datos para extraer conocimientos valiosos e impulsar su crecimiento.

Al mismo tiempo, innovaciones como la inteligencia artificial, el machine learning, la Internet de las Cosas (IoT), la inteligencia de clientes (CI) y la automatización tienen como base la analítica.

Como empresas data-driven, siguen transformándose digitalmente en todos los ámbitos: retail, banca, salud, telecomunicaciones, manufactura, servicios, entre muchos otros.

Por tanto, en los próximos años se prevé una evolución constante en cómo se dirigirán a los consumidores y personalizarán sus campañas y productos de acuerdo con sus perfiles individuales.

Y es que algo de lo que hemos aprendido es que nada está grabado sobre piedra.

El comportamiento y hábito de compra de la gente puede cambiar en cuestión de días, y más cuando los entornos físicos y digitales se mezclan (phygital).

Este escenario requerirá de un análisis a fondo y preciso de los datos derivados de las transacciones y del desplazamiento de los compradores en las tiendas, las aplicaciones móviles y los portales de comercio electrónico.

Incluso, deben ser capaces de percibir el sentimiento de los clientes ante factores como la atención, la inmediatez, la seguridad de su información financiera y personal y los costos. Incluso, las iniciativas para proteger el medio ambiente y reducir la huella de carbono tienen ya un peso importante en sus decisiones de compra y lealtad con una marca.

Aportes efectivos

En este sentido, apoyándose en la analítica y en pruebas de estrés, pueden configurar escenarios hipotéticos para conocer el impacto que podría tener el calentamiento global y el cambio climático en su negocio.

Al mismo tiempo, les permite llevar un monitoreo puntual de sus avances en los criterios ambientales, sociales y de gobierno (ESG), con miras a ser catalogadas como empresas sustentables.

Un activo dinámico

En los próximos años, las empresas tendrán que tomar muchas más decisiones de negocio, y con mayor rapidez, para adecuarse a las cambiantes condiciones del mercado.

La pandemia fue una prueba difícil, y las empresas que mostraron resiliencia y fortaleza son las que tienen terreno avanzado para prosperar hoy.

Al mismo tiempo, necesitarán hacer cambios de fondo en la manera en que atienden a sus clientes y colaboran con sus empleados y socios.

Para ello requerirán de utilizar eficazmente tecnologías como la analítica, la inteligencia artificial, el machin learning y la automatización, entre otras.

Y esto es fundamental a medida que la competencia se vuelva más agresiva, pues tendrán un margen cada vez más reducido para responder, así como para diseñar las estrategias que les permitan sobrevivir en el marco de una nueva realidad que no permanecerá inerte.

Su fortaleza radica, por tanto, en un activo que ya tienen y que se enriquece día con día: sus datos.

Y su capacidad para obtener los insights que tengan más sentido para su negocio y su disposición a escuchar la historia que están contando les dará una visión más objetiva del rumbo que tomarán en el mediano a largo plazos.