Servidor Zimbra, puerta de acceso: Guacamaya

Share:
Explicó su modus operandi la plataforma La Lista.

Diferentes grupos de hackers explotaron en masa la vulnerabilidad, antes que la SEDENA apagara sus servidores.

“La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) dejó amablemente su servidor Zimbra sin actualizar, desde que fue publicada una vulnerabilidad y parche en abril; fue hasta agosto cuando nos filtramos nosotras”.

Señaló el grupo Guacamaya a la plataforma digital, La Lista, tras haber hackeado los servidores de la dependencia y descargar 6TB de información.

Te podría interesar leer : Hackearon a SEDENA, AMLO lo minimiza

Al final SEDENA apagó sus servidores de correo cuando solo habíamos descargado como la mitad de la información; pero no por darse cuenta de la descarga”.

“La vulnerabilidad de Zimbra ya había sido explotada en masa por muchos hackers, grupos de ransomware, etc. Vimos que otros hackers estaban activos y haciendo mucho ruido en los días en que la dependencia empezó a reaccionar”.

Aseguró el grupo de hacktivistas.

Guacamayas somos todas

Detalló que el objetivo sus ataques en general, es “destapar” lo ilógico, las hipocresías y las contradicciones de los llamados “estados”.

Explicaron que las Guacamayas representan la unión de nuestras alas pisoteadas y cortadas para recomponerlas y sanarlas.

“Una guacamaya puede estar en cualquier rincón, porque, insistimos, guacamayas somos todas”, puntualizaron.

¿A quién atacan?

Destacaron que no tienen un “foco” especifico para realizar las filtraciones.

Los hackeos se realizan según vaya habiendo vulnerabilidades en los sistemas; y allí donde haya que mostrar a los pueblos la verdad de una realidad”.

“Nos hemos dedicado a las instituciones y organizaciones donde hay una gran cantidad de hechos deleznables. Como gente del común sabemos muy bien donde apuntar. Sabemos dónde, quién y cuándo nos han vulnerado como pueblos, como personas”.

Aseguraron que “no vamos hackeando al vecino, cosa que sí parece que hacen instituciones supuestamente serias y creadas para la seguridad, de las que ya se saben unos cuantos casos”.