La automatización hará mucho más valioso el trabajo humano

Share:
Ricardo López Tello, director de ventas corporativas y gobierno para Intel México

Al hablar de soluciones impulsadas por Inteligencia Artificial (IA), muchas personas especulan sobre el futuro que ayudará a crear, muchas veces parecido al de una película de ciencia ficción, y no tanto sobre la relevancia que tiene hoy.

Si bien es cierto que se trata de una tecnología asombrosa, actualmente está haciéndonos la vida mucho más sencilla. ¿Cómo impacta la IA?

Para vislumbrar esto, los invito a que imaginemos un escenario en el que la IA no estuviera presente durante un día; para el consumidor final podría no sonar tan fatalista darse un descanso de los asistentes de voz que hoy nos ayudan a acceder fácilmente a información, gestionar la agenda o automatizar el pago de distintos gastos del hogar.

Consulta más información del producto

Para el usuario empresarial esto representaría una pérdida de eficiencia monumental, restando horas de productividad y pérdidas económicas en la operación de la empresa.

Ha sido gracias a una implementación gradual de esta tecnología que sus beneficios han pasado desapercibidos para muchas personas, pero su papel es fundamental en el mundo digitalizado en el que vivimos hoy.

¿La automatización remplaza a los humanos?

Una de las principales metas de la industria de la tecnología consiste en la integración de soluciones para lograr la máxima eficiencia en la realización de tareas.

Que la fuerza laboral humana concentre su talento en actividades estratégicas que enriquezcan sus vidas y que hagan crecer los negocios.

El mundo “utópico” que muchas veces hemos imaginado, sólo será posible si maximizamos las capacidades humanas con una nueva generación de informática.

Esta nueva generación es impulsada y potencializada por la computación ubicua, la conectividad omnipresente, la infraestructura en la nube hasta el borde y la IA. 

Tecnologías que nosotros conocemos como los cuatro súper poderes y, que, sin duda, son elementos clave que nos permiten estar listos para trascender y transformar al mundo.

En conjunto con los demás jugadores de la industria, buscamos impulsar e integrar estas tecnologías para acelerar soluciones a problemas a gran escala que, de otro modo, tardarían meses, años o décadas en resolverse.

Nunca había sido tan importante la tecnología para la humanidad como lo es ahora. 

Esto se refleja en las enormes oportunidades de transformación y el potencial de mercado de la industria 4.0: de acuerdo con la consultora estratégica global McKinsey, se espera crear hasta $3.7 billones de dólares en valor en el sector de manufactura a nivel mundial.

Sin embargo, todavía estamos en las etapas de adopción anticipada, en las que solo el 30 por ciento de las compañías están desplegando activamente estas soluciones a escala.

Con la adopción generalizada a nivel industrial de la IA, está desarrollándose una nueva clase de fábrica impulsada por los datos, conectada a la nube.

No solo se trata de una nueva era marcada por una mayor eficiencia en el trabajo entre máquinas y humanos, sino de una “fábrica inteligente” definida por la agilidad y la producción autónoma donde los datos están transformando la empresa.

De esta manera se busca apoyar a aquellas empresas modernas que se enfrentan a la necesidad de moverse más rápido y cumplir con las crecientes expectativas de los clientes al tiempo que obtienen niveles más altos de eficiencia empresarial.

Te puede interesar: Crecen los desarrollos de Inteligencia Artificial: Adobe, Snap y VFX

Para enfrentar este desafío, diversas compañías están buscando formas de implementar la robótica, con el único fin de ayudar a garantizar que los empleados puedan concentrarse en las tareas más críticas y significativas.

Como bien lo sabemos, esta economía moderna está basada en la automatización, por lo que es seguro pensar que nuestro futuro, y el de las empresas también, estará definido por la automatización.

Aun así, a pesar de las grandes oportunidades que ofrece, cada vez es más común encontrar información sobre los riesgos para el empleo que conlleva el uso de cualquier tecnología en las plazas de trabajo, sobre todo si hablamos de robots inteligentes. 

En el debate público, los argumentos principales sobre el impacto de la automatización han logrado conseguir una atención más bien generalizada: 

Gracias a la introducción de nuevas tecnologías en los diversos puestos de trabajo de casi todas las industrias, se sabe que la demanda de mano de obra altamente calificada ha aumentado, ya que estos avances complementan las habilidades y aumentan la productividad de los profesionales.

Sumado a esto, viene una parte elemental: el contacto e interacción humana le aporta de manera automática un sentido de pertenencia con la posibilidad de hacerlo todo de manera personalizada.

La automatización es una aliada

Viéndolo como un ejemplo, sí, una máquina va a extraer tu café por la mañana en tu tienda favorita, pero el barista se encargará de hacerlo funcionar e irá más allá: se encargará de que no sólo consumas tu café, sino que tengas una experiencia totalmente enfocada en ti. Si faltara alguno de estos dos elementos, simplemente no tendría el mismo resultado.

En México podemos ver un ejemplo palpable sobre las ventajas de tener lo mejor de los dos mundos: en el área de tecnología de una famosa tienda departamental ubicada en Polanco encontrarás a “Robot”.

Este “Robot” fue creado y diseñado para guiar y ayudar a las personas que buscan la computadora que se adapte a sus necesidades, haciendo el match perfecto con el trabajo humano que permite una experiencia mucho más personalizada.

Estamos muy conscientes de que el uso de robots en la cadena logística y de suministro permite a los empresarios lograr ahorros considerables, al tiempo que ofrece la flexibilidad de trasladar a su personal a funciones que impulsarán mayores ventas.

Con estos ejemplos, me gustaría resaltar lo siguiente: las máquinas inteligentes, si bien se hacen cargo de gran parte del trabajo realizado en industrias, servicios y agricultura que requieren menos mano de obra, hacen que el trabajo sea menos peligroso, más rápido, más preciso y flexible, tal como fueron diseñadas para hacerlo.

Por estos motivos, creemos en el poder transformador de los datos y en la gestión inteligente de los mismos, para obtener en tiempo real una ventaja competitiva y un imperativo estratégico.

Nuestra meta es ayudar a todas las industrias, sin excepción, a unificar y conectar cada experiencia de uso de tecnología, respondiendo en forma más efectiva, segura y con más valor.

A través de la combinación de nuestra innovación tecnológica y un fuerte ecosistema de socios, estamos ayudando a construir un futuro brillante para todos los sectores, en donde lo mejor aún está por llegar.