Robots repartidores son una realidad gracias a Starship Technologies

Share:

Estos Robots se desplegarán por los campus de diversas universidades en el país. Starship Technologies ha completado al menos 1.5 millones de entregas.

Los robots muestran su poderío y su incursión en la vida cotidiana. Starship Technologies desplegará docenas de sus robots de reparto con seis ruedas en los campus universitarios de Estados Unidos, este otoño.

La compañía ya operaba en diversas universidades y esta vez se expande a la Universidad de Illinois Chicago, Universidad de Kentucky, Universidad de Nevada, Reno, y el campus de Daytona Beach, Florida, de la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle.

Más Información

Starship Technologies es una empresa que se originó en Estonia pero actualmente tiene sede en San Francisco.

Los robots repartidores de esta empresa operan en 20 campus universitarios en 15 estados de Estados Unidos. Son una flotilla de al menos mil unidades. Esta expansión pone en circulación a 85 más de estos robots.

Starship afirma que ha facilitado más de 1,5 millones de entregas en todo el mundo desde su fundación en 2014.

La suma total de lo que ha recaudado asciende a los 102 millones de dólares, hasta ahora, incluyendo los 17 millones en nuevos fondos anunciados a principios de este año. 

Los robots de Starship Technologies realizarán entregas para varias cadenas de restaurantes nacionales, incluidas Starbucks, Panda Express, Freshii, Subway, Auntie Anne’s, Panera Bread, Baja Fresh, Qdoba y otras.

Te puede interesar: Los robots de asistencia: ¿Cómo pueden mejorar la vida diaria?

¿Cómo funciona un robot repartidor de Starship Technologies?

Cada robot es eléctrico, cuenta con un maletero que puede albergar alrededor de 9 kg de carga y tiene una serie de cámaras integradas que se pueden usar para identificar obstáculos, además de ayudar a guiarlo a su destino.

Los robots tienen un radio de entrega de tres a cuatro millas y pueden viajar a una velocidad máxima de 4 mph. Es una entrega más lenta en comparación a lo que haría un humano en una bicicleta o en un automóvil.

Desafortunadamente no es un robot que puede subir escaleras, sólo rampas. Esto limita su atractivo para clientes que viven en edificios. Aunque sigue siendo una idea muy novedosa el que un robot lleve la comida hasta el domicilio particular.

La pandemia aceleró la demanda de estos robots repartidores, aunque depende de escenarios así. ¿Serán los repartidores del futuro?