El impacto transformador de la Inteligencia Artificial (IA) en el comercio minorista
El impacto transformador de la Inteligencia Artificial (IA) en el comercio minorista
comercio

En la evolución del comercio minorista, la IA se proyecta como una herramienta esencial para mejorar la experiencia del cliente y potenciar las estrategias de ventas.

La Inteligencia Artificial (IA) se ha integrado silenciosamente en la vida cotidiana de la mayoría de las personas, según Google, abarcando un impresionante 76% de la población, aunque muchos no son conscientes de su presencia.

Este fenómeno marca un hito en la evolución del comercio minorista, donde

La adopción de tecnologías como chatbots, probadores virtuales, algoritmos de personalización de ofertas, sistemas de autoservicio y plataformas omnicanal ha establecido un nuevo estándar en el sector. Sin embargo, la implementación de estas innovaciones varía significativamente entre los minoristas, dependiendo del modelo de negocio, el presupuesto y el tamaño del emprendimiento.

Giovanni Gomes, experto en soluciones con IA de Stefanini Group, señaló que grandes comercios electrónicos ya están experimentando un aumento significativo en el retorno de inversión (ROI) y tasas de conversión gracias a la inteligencia artificial.

Estudios recientes sugieren que las empresas que utilizan herramientas de IA reportan un incremento del 32% en el ROI y una mejora del 20% en las conversiones.

Gomes destaca siete aspectos clave de la IA que el comercio minorista no puede pasar por alto.

En primer lugar, el almacenamiento e interpretación del historial de productos permite acciones proactivas para aumentar el ticket promedio, ofreciendo sugerencias automáticas de productos complementarios y consejos más precisos basados en el historial del cliente.

La gestión de inventarios emerge como otra área crítica, donde la IA desempeña un papel esencial al garantizar la precisión en el almacenamiento y prevenir la falta de productos demandados por los clientes.

Considerando aspectos como estacionalidades, factores económicos y sociales, la gestión del inventario se vuelve más eficiente.

En cuanto a la optimización del proceso de compra, la IA utiliza datos internos y externos para prever estadísticamente la demanda y facilitar la toma de decisiones en la adquisición de productos.

Además, la tecnología de Identificación por Radiofrecuencia (RFID) permite una logística ágil y segura, detectando irregularidades en el movimiento de productos.

La IA brinda una comprensión profunda del comportamiento del cliente, basándose en grandes volúmenes de datos. Integrando imágenes con otros generadores de información, se pueden identificar patrones, como el hecho de que el 82% de los clientes que pasan por un pasillo específico compran significativamente más que aquellos que no lo hacen.

El viaje del cliente se vuelve una experiencia transformadora gracias a la IA, que permite detectar y mejorar continuamente la interacción con la marca, asegurando que los clientes disfruten de viajes placenteros en cualquier canal.

La atención personalizada, fundamentada en la detección y seguimiento de gustos y preferencias individuales, se vuelve alcanzable solo mediante recursos de inteligencia artificial.

Gomes sostiene que la IA es la clave para seguir ampliando el alcance en las ventas al menudeo.

Se presenta como un camino natural para lograr mejores ventas y una mayor satisfacción del cliente.

En un mundo donde la tecnología impulsa la evolución constante, el comercio minorista que abrace la inteligencia artificial estará mejor posicionado para destacar en un mercado cada vez más competitivo.

¿Ofrecerás algún producto o servicio especial por 14 de febrero?
En esta nota se habla de: IA, inteligencia artificial
Otras notas relacionadas con IA, inteligencia artificial