Casco magnético que promete reducir un tumor cancerígeno
Casco magnético que promete reducir un tumor cancerígeno
Este invento promete reducir un tumor cerebral hasta en un 31%

El cáncer es una de las enfermedades más complejas para el ser humano y este casco magnético promete reducir un tumor cancerígeno.

El casco magnético está pensado para las personas que sufren de cáncer y particularmente las que tienen un caso de glioblastoma, una forma de tumor que crece en el cerebro o tronco encefálico. 

¿Qué pasa con este tipo de cáncer tan agresivo? Es prácticamente incurable y casi siempre fatal.

¿Por qué este casco magnético sería la solución al cáncer? 

En este caso es muy difícil de tratar, ya que el tratamiento requiere radioterapia y quimioterapia tan intensas, que en ocasiones el paciente no logra terminarlas. 

Lo que abre la esperanza de combatir este tipo de cáncer, es que los científicos encontraron un nuevo método que se constituye de una tapa no invasiva. Esta se usa a través de un campo magnético oscilante para encoger un tumor. 

El casco magnético fue probado recientemente en un paciente de glioblastoma de 53 años, cuyo tumor mostró una notable reducción de tamaño del 31% en poco tiempo.

Sin embargo, este paciente lamentablemente falleció de una lesión traumática en la cabeza no relacionada. Aunque su caso ayudó a la ciencia a encontrar la eficacia de esta alternativa. 

“Gracias al coraje de este paciente y su familia, pudimos probar y verificar la efectividad potencial de la primera terapia no invasiva para el glioblastoma en el mundo”

dijo el neurocirujano David S. Baskin del Hospital Metodista de Houston.

Te puede interesar: RoboWorm: Un sistema computacional para controlar movimientos de un ser vivo

¿Cómo funciona el casco magnético?

El casco está montado con tres potentes imanes permanentes giratorios que generan un campo magnético oscilante.

Esta tecnología permitió a  los investigadores reducir el volumen y la masa del glioblastoma en cultivos celulares y células de glioblastoma humano injertadas en ratones (xenoinjertos), en un entorno de laboratorio.

Durante tres días, el paciente se sometió al tratamiento en una clínica, mientras su esposa se capacitaba en el cuidado y uso del casco magnético.

Posteriormente, continuó con el tratamiento en casa y comenzó con sesiones de dos horas diarias, y finalmente aumentarlas a seis horas.

En total, el tratamiento continuó durante 36 días. Durante ese tiempo, el glioblastoma se redujo en un 31%,.

Según los investigadores, y los cuidadores del paciente informaron una mejora en el habla y la función cognitiva.

Sin embargo, a los 36 días, el tratamiento tuvo que cesar, ya que el paciente se había caído y se había lesionado la cabeza. Lamentablemente, falleció poco después.

¿Qué porcentaje de tus proyectos incluyen financiamiento de productos de software?
Otras notas relacionadas con Casco magnético cáncer, casco para cáncer, inventos contra el cáncer, tecnología para el cáncer, Tratamiento cáncer