Mexicanos pagarían hasta un 10% por compras más seguras

Share:

Aunque la vida en línea brinda comodidades, los usuarios requieren más seguridad y están dispuestos a pagar por ella.

Un estudio realizado por McAfee indicó las tendencias en ciberseguridad 2022, específicamente se mostraron los posibles cambios en las necesidades, actitudes y actividades en torno a la seguridad en línea.

Durante noviembre de 2021, la compañía aplicó 10 mil encuestas en distintos países, en el caso particular de México participaron mil personas.

Entre los resultados destacan que, aunque la vida en línea brinda comodidades, no son suficientes, y la gente quiere tener más seguridad.

Además los consumidores quieren una conexión protegida, aunque deban pagar por ella.

Al preguntar si prefieren una banca sin comisiones o una segura, el 11% optó por las comisiones cero, y el 79% optó por la seguridad.

Asimismo, el 69% de los encuestados afirmó que pagaría un 10% más por una compra segura, y el 13% se arriesgaría a que se filtre su información personal por comprar a menor precio.

Gamers también se protegen

La privacidad se mantiene como un problema para los consumidores, y el 33% afirma que han aumentado los riesgos para su privacidad en línea.

Los jugadores encuestados sienten lo mismo, sobre todo en un panorama en donde muchos juegos gratuitos tienen un precio oculto.

Te podría interesar leer : McAfee: aumenta consciencia sobre seguridad cibernética

El 58% dijo que no estaba dispuesto a cambiar su privacidad por un juego, y 21% que aseguró estar dispuesto a compartir su información personal.

Aunado a esto, la encuesta arrojó que el 39% declaró haber tenido interacciones privadas a través de los servicios sanitarios en línea.

Sin embargo, al cuestionarles sobre si confiarían el monitoreo de su atención sanitaria a la Inteligencia Artificial, el 15% está dispuesto a probarla, mientras que el 69% dijo que prefiere que su información se mantenga privada y segura.

En cuanto a los fraudes con criptomonedas, el 40% de los encuestados considera que su información personal y financiera está especialmente en riesgo.

Esta sensación de riesgo aumenta a medida que los consumidores participan cada vez más en el mercado de las tecnologías financieras y se enfrentan a una nueva ola de ataques dirigidos a sus activos virtuales y criptomonedas.