Australia le pone un alto más al monopolio de Google y las búsquedas

Share:

Australia es la nación que pretende ponerle un alto a los grandes monopolios como Google. No es China ni Rusia, el conflicto realmente va por los usuarios.

Regularmente cuando se escuchan restricciones a los grandes monopolios, siempre son de carácter político y parte de la relación con Estados Unidos. Australia parece ser el país que realmente le presta atención a sus usuarios y particularmente a los que Google acapara.

Australia ya le ha ganado batallas a empresas como Google y Facebook. Consiguió crear una ley que obligue a estos monopolios a pagarles a los medios de comunicación por el uso de contenidos noticiosos en sus plataformas.

Actualmente estas plataformas han ponderado un modelo de negocio en el que los creadores de contenido tienen que posicionar sus creaciones para poder figurar. Cuando ambas empresas viven de la publicidad que ganan a expensas de diversos creadores.

La Comisión Australiana de la Competencia y el Consumidor (ACCC) es un organismo regulador del gobierno que cuestiona la forma en que Google hace negocios.

La ACCC busca que Google muestre una “pantalla de elección” a los usuarios de Android, para permitirles elegir un motor de búsqueda predeterminado que no sea el de la compañía. 

Te puede interesar: ¿Google se robó la idea de Google Earth de un estudio alemán?

Australia contra los monopolios tecnológicos 

También quiere limitar la capacidad de Google para pagarle a Apple y a otros proveedores o plataformas para que sean su motor de búsqueda predeterminado.

Android tiene una participación del 60% del mercado de teléfonos inteligentes. Mientras que en iOS, Google le paga a Apple aproximadamente $15 mil millones de dólares por año para que sea la búsqueda predeterminada en Safari.

Además Google le paga a Mozilla 400 millones de dólares al año para que siga siendo el predeterminado en Firefox. Google tiene una participación del 94% del mercado australiano de motores de búsqueda.La medida de la ACCC aún no está en curso, por ahora es una medida potencial que el regulador someterá a consulta con la industria en 2022.