Toshiba podría dividirse en tres

Share:
Toshiba
El conglomerado de 146 años ha pasado de una crisis a otra desde un escándalo contable en 2015.

Los escándalos en que se ha visto envuelta Toshiba, llevaron al corporativo a presentar un plan para dividir su operación, a partir del año 2024.

Ante la petición de un grupo accionistas de una reforma radical del conglomerado Toshiba, el corporativo anunció un plan para dividir la compañía en tres, a partir de 2024.

La iniciativa crearía tres compañías

CONOCE MÁS
  • Una que integre las divisiones de energía e infraestructura;
  • Otra a cargo del diseño y producción de unidades de disco duro y sus negocios de semiconductores de potencia;
  • Una tercera administrará la participación de Toshiba en la empresa de chips de memoria flash Kioxia Holdings y otros activos.

Después de mucha discusión, llegamos a la conclusión de que esta reorganización estratégica era la mejor opción“, dijo el presidente ejecutivo, Satoshi Tsunakawa, en una conferencia de prensa.

Dijo que Toshiba espera completar la reforma en dos años.

Añadió que optarán por separar la empresa, independientemente de la presencia de accionistas activistas.

Y que el poderoso Ministerio de Comercio de Japón no había expresado objeciones al plan.

El plan está diseñado en parte para alentar a los accionistas activistas a vender sus participaciones.

Pero…

Una ruptura va en contra de los llamados de los inversores activistas para que Toshiba sea privada y algunos accionistas importantes dijeron que el plan podría tener dificultades para aprobar una reunión general extraordinaria que se celebrará en marzo.

El comité de revisión estratégica de Toshiba dijo que:

  • La idea de convertirse en una empresa privada había generado preocupaciones internamente sobre el impacto en sus negocios y retención de personal;
  • Y que las ofertas de firmas de capital privado no eran convincentes en relación con las expectativas del mercado.

Las firmas de capital privado también habían expresado su preocupación por completar un acuerdo debido a posibles conflictos con la ley de seguridad nacional de Japón y la posible oposición de los reguladores antimonopolio, dijo la compañía.

Te interesa leer: ¿Qué tanto ha cambiado el rumbo de México y hacia dónde va?

Un escándalo tras otro

El conglomerado de 146 años ha pasado de una crisis a otra desde un escándalo contable en 2015.

Dos años más tarde, obtuvo una inyección de efectivo de $ 5.4 mil millones de más de 30 inversionistas extranjeros que ayudó a evitar una exclusión de la lista, pero atrajo a accionistas activistas como Elliott Management, Third Point y Farallon.

La tensión entre la dirección y los accionistas extranjeros ha dominado los titulares desde entonces. En junio, una explosiva investigación encargada por los accionistas concluyó que Toshiba se había coludido con el Ministerio de Comercio de Japón para impedir que los inversores ganaran influencia en la reunión de accionistas del año pasado.