Faltan competencias TIC, sí, pero también incentivos

Share:
Desajuste en la demanda y la oferta laboral

La falta de personal con habilidades digitales y especialización en TIC es una realidad; no obstante, la falta de incentivos, salarios y la urgencia de flexibilidad hace que los pocos postulantes lo piensen dos veces antes de tomar una vacante.

En el 2020, incrementó la demanda de talento para empleos relacionados con competencias TIC (Tecnologías de la Información); en abril de 2021 el incremento fue de 15%, 58% más que el mismo periodo del año 2019.

Aunque aumentan las vacantes, el 60% de las empresas en México señalan dificultades para cubrir puestos digitales, declaración que contrasta con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), existen 1 millón de personas formadas en TICs, de las cuales, al menos 241.300 no cuentan con un empleo.

Más Información

La demanda por personal con competencias TIC seguirá creciendo, aunque las personas conocedoras y especializadas no serán suficientes para cubrir todos los puestos.

En la región hay poca especialización en TI para los puestos que se encuentran en auge en la oferta laboral actual en donde se buscan programadores, encargados de logística, administración y marketing.

De acuerdo con Melisa Murialdo, editora de contenidos, los talentos de la región son tentados en el extranjero con compensaciones dolarizadas.

Para contrarrestar la situación, las grandes empresas de tecnología ponen a disposición plataformas con cursos en competencia laborales de alta demanda.

La demanda de competencias TIC requiere igualar los incentivos

La pandemia demandó de las empresas personal con habilidades nuevas que les permitiera continuidad, e incluso crecimiento en el nuevo contexto. No obstante, no todas fueron empáticas con sus empleados y pocas consideraron las necesidades y circunstancias de su propio personal.

En plena pandemia, muchos dejaron sus empleos, pues consideraron que podían conseguir otro con mejor remuneración o mejores condiciones laborales. Muchos buscan ahora desempeñar sus actividades desde el hogar y no en una oficina.

Una de cada cinco personas cambió de trabajo en 2020, y 25% de los empleados actuales planea hacerlo por mejores horarios y ubicación flexibles.

Entre quienes cambiaron de trabajo por decisión personal, 33% es generación Z (entre 18-24 años) y un 25%, Millennials (entre 25-39 años).

En el mercado laboral existe una presión en el alza de los salarios para que los empleados no caigan en manos de la competencia.

Ahora bien, el desempleo aumentó en sectores donde no es posible el teletrabajo, en contraste con empleos que sí permiten el teletrabajo como modelo laboral.

Te interesa leer: Cisco echa a andar ‘Mexicanas Digitales’ junto con SE y STPS

La falta de personal que cubra la oferta laboral en TICs nde debe a una época de cambios estructurales para la economía.

No debe atribuírsele únicamente a la falta de capacitación, como deducen muchos analistas; pues está intrínseca la falta de incentivosg, económicos y el llamado ‘salario emocional’, así como capacitación constante, escalamiento a las vacantes disponibles y flexibilidad sobre cuándo y dónde trabajar.