Víctimas potenciales

Share:

Información de tipo financiero de casi la mitad de las empresas de los sectores de comercio electrónico o venta en línea al por menor (48%) y de servicios financieros (41%) sería objetivo de ataques dirigidos, vulnerabilidades en las aplicaciones y otras formas de incidentes cibernéticos.

Un sondeo llevado a cabo por Kaspersky Lab entre profesionales de TI de todo el mundo reveló que a pesar de que ambos segmentos de negocio comparten esta similitud, su actitud con respecto a la tecnología de seguridad es diferente: sólo el 53% del segmento de comercio electrónico/venta al por menor en línea indicó que “hace todo lo posible por mantener medidas actualizadas de control de fraudes”, lo cual es 10% inferior al promedio general mundial. Ya que todo el modelo de negocio de las empresas de comercio en línea se basa en procesamiento de pagos, esta renuencia a invertir en medidas de lucha contra el fraude podría causar pérdidas comerciales en caso de un incidente de seguridad.

El segmento de servicios financieros tiene una actitud más positiva y enfoque proactivo para la seguridad de los datos financieros: 64% de estas organizaciones dijeron “hacer todo lo posible por mantener actualizadas las medidas de control de fraudes”. Además, el 52% de los proveedores de servicios financieros expresó el deseo de implementar nuevas tecnologías para proteger las transacciones financieras, en comparación con el 46% del segmento de comercio electrónico/venta al por menor en línea.

Recuadro

Les pegaron y no aprendieron

A pesar de las relativamente elevadas tasas de adopción de protección contra fraude para endpoints después de una violación de datos – 71% en el caso de los servicios financieros, y 62% del comercio electrónico/venta al por menor en línea – la otra cara de esos números es notable. Estos números muestran que aproximadamente un tercio de las empresas de ambos segmentos todavía no están invirtiendo en software la para seguridad financiera, incluso después de que les hayan robado información financiera en un incidente de violación de datos.