¿Vender a los Millennials de América Latina? No es un Negocio Usual

Share:

Con un número entre 150 y 180 millones, los millennials de América Latina tiene un gran poder económico. Pero a diferencia de generaciones anteriores, tienden a gastar más en diversión y experiencias emocionantes que en bienes de consumo.

El concepto de “Economía de Experiencia” no es nuevo. En 1998, B. Joseph Pine II y James H. Gilmore identificaron las experiencias como la cuarta en una cadena de diferentes ofertas económicas que evolucionaron a través del tiempo de agraria a industrial a servicio. Señalan que “…las compañías líderes  descubrirán que el siguiente campo de batalla competitivo se encuentra en la generación de experiencias”.

Esto dio origen a la idea de que para transformar una propuesta de marca y capturar los corazones y las mentes de los consumidores, las empresas deben crear sucesos y experiencias memorables.

Para las compañías que llegan tarde a la Economía de Experiencia, se advierte que entre los millennials, la experiencia supera a la posesión y la tecnología está ocasionando que las experiencias sean aún más personales y poderosas.

La influencia de los millennials en el desarrollo de tecnología

En la búsqueda de experiencias más personales, los millennials han desviado su atención de los productos creados en masa. No sólo desean una experiencia de usuario grandiosa y personalizada, sino que desean compartir esto a través de las redes sociales. Como la elección de productos refuerza la identidad, los millennials eligen con frecuencia dispositivos que reflejen sus estilos, valores y necesidades.

No es sorprendente que la demanda de experiencias de marca de los millennials esté impulsando el desarrollo de tecnología. Los miembros de esta “generación hiperconectada”, han dejado claro que no tienen tiempo (ni paciencia) para averiguar cómo funcionan las cosas. Prefieren una experiencia sin problemas, directa y auto-guiada no importando el dispositivo, sitio web o aplicación. Si no la obtienen, cambiarán su lealtad a productos que sí cumplan con sus requerimientos.

Asimismo, ésta generación tiende a preferir tecnología elegante, con estilo y flexibilidad. A medida que trabajan cada vez más de manera remota desde distintos lugares, también se inclinan por dispositivos compactos y livianos.

El podrá adquisitivo se extiende al lugar de trabajo

Los millennials esperan que sus empleadores les proporcionen lo último en tecnología, tanto para crear y consumir contenido como para acceder a las aplicaciones de trabajo. En “Millennials at Work, Reshaping the Workforce”, PwC reportó que el 59% de más de 4.300 millennials encuestados, dijeron que la provisión de tecnología de vanguardia por parte de un empleador era importante al momento de considerar un empleo.

Una vez dentro de las organizaciones, los millennials tienen una considerable influencia de compra. Más de la mitad se describió a sí mismos como tomadores de decisiones en compras de tecnología dentro de sus organizaciones. Un tercio de ellos reportó tener autoridad presupuestaria para realizar compras empresariales de tecnología de 10.000 dólares o más.

Con esta generación los comerciantes y fabricantes necesitan ser transparentes, pues los nuevos clientes no quieren un argumento de venta. Con un dispositivo móvil en mano, pueden verificar hechos al instante si tienen duda sobre algo que escuchan.

Los millennials no sólo están cambiando lo que compran sino cómo lo compran, por ello las empresas exitosas necesitan seguir entregando productos de calidad empaquetados en experiencias memorables.