Tecnología como aliada de la nueva función fiscal en Latam

Share:

La tecnología ha cambiado la forma de desarrollar la función fiscal en las organizaciones globales, principalmente de América Latina, pues 7 de cada 10 líderes de impuestos en esta región, considera que la tecnología aplicada al cumplimiento fiscal es actualmente su mayor prioridad.

Así se da a conocer dentro de la publicación “Transformación de la función fiscal a través de la tecnología de KPMG 2018”, en la cual se detalla que las autoridades fiscales han venido evolucionando y desarrollando tecnología aplicada a las obligaciones.

Como ejemplo está México, donde la contabilidad electrónica y la emisión de comprobantes fiscales digitales son una realidad; mientras que en el caso de las declaraciones personales, hoy están a disposición de los contribuyentes, propuestas de declaraciones prellenadas sobre la base de la información con la que cuentan las autoridades fiscales.

A su vez, la fiscalización también se ha ajustado a este nuevo entorno, pues la relación entre autoridades y contribuyentes ha cambiado y cada vez más tendrá como común denominador a la tecnología.

Por otro lado, las soluciones tecnológicas en las organizaciones deben enfocarse a una correcta estrategia para desarrollar tecnología aplicada a los impuestos, pues esta es la combinación adecuada de las soluciones antes señaladas.

No obstante, las organizaciones y los responsables fiscales deben enfrentar diversos inhibidores que pueden afectar la decisión de invertir en tecnología como:

  • La apatía, que no es otra cosa más que la idea de que si la organización siempre ha hecho las cosas de una forma, ¿porque deberían cambiarse?
  • El miedo a lo desconocido, debido a que al utilizar herramientas tecnológicas, como aquellas que hacen análisis de datos, existe la percepción de que se identificarán errores que podrían representar una afectación en la confianza de quien ha venido generando información para el cumplimiento fiscal.
  • Calidad de la información. Una excusa comúnmente señalada es que las soluciones tecnológicas para la función fiscal no son benéficas para la organización en tanto no se tenga certeza de la calidad de la información sobre las cuales se aplicarán; por lo que es común diferir las decisiones de inversión. Sin embargo, el desarrollo y aplicación efectiva de esas soluciones representa una gran oportunidad para fortalecer las áreas de control y de manejo de la información fiscal.

Tómalo en cuenta

Un plan estratégico debe necesariamente considerar la inclusión de expertos en tecnología que acompañen a los especialistas fiscales en este proceso de transformación, pues no solo consiste en implementar herramientas tecnológicas, sino también la capacitación del personal de impuestos tanto en el uso de herramientas como en el involucramiento del ambiente tecnológico.

Además, el experto en tecnología debe convertirse en un elemento que entienda al negocio y aprenda los procesos de la organización para el cumplimiento fiscal, pues esto ayudará a la evolución de la empresa y le permitirá adecuarse a la nueva realidad.