Súmate al programa de socios de SUMA México

Share:

SUMA México, mediante VeriDocID, ofrece la tecnología con la que no sólo se puede verificar que un documento de identidad es verídico o apócrifo, sino que compara la biometría del portador, es decir, sus huellas dactilares, rostro, voz o iris para asegurar que son la misma persona y todo esto en tiempo real y prácticamente desde cualquier dispositivo ya sea móvil o de escritorio.

Para aumentar el alcance y crecimiento de la tecnología de verificación de identidad SUMA México creó el programa de partners SÚMATE con el que espera sumar socios del canal para vender VeriDocID. La compañía también ofrecerá un programa de capacitación, soporte y contenidos especiales para que el proceso de venta sea más sencillo, redituable y de largo plazo.

Más Información

Dispone de un portal de partners en donde tendrán acceso a los recursos necesarios para vender, integrar y descargar demos e incluso dar de alta sus oportunidades de VeriDocID.

Pablo Quevedo, director administrativo de SUMA México, explicó que la información lógica y biométrica puede ser autenticada contra una autoridad emisora como el Instituto Nacional Electoral (INE) o el Registro Nacional de Población (RENAPO) entre otros. Los que garantiza que cualquier negocios se vincula con una persona cuya identidad es legítima y confiable y que no hay una identidad escondida detrás. VeriDocID también apoya en el cumplimiento de las Disposiciones de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) publicados en la Circular Única Bancaria (CUB) en relación a la identificación de los clientes de las instituciones de crédito.

Tecnología para todos

Las aplicaciones de la verificación de identidad se emplean en los sectores financiero, comercio minorista y gobierno, que se han visto muy afectados por el robo de identidad y fraudes, pero hoy también aplica para comercio electrónico en donde la transacción se lleva a cabo sin la persona presente. Fintechs e insurtechs se pueden beneficiar de la verificación de identidad, así como cualquier negocio que lleve a cabo una transacción que pudiera correr un riesgo de suplantación de identidades.