Silimex, así suenan nuestras latas hoy y siempre

Share:
publi_silimex_app.jpg
Abraham Mendoza, director general de Silimex

La fabricación de un aerosol óptimo y seguro para el mercado nacional, que siempre esté dentro de los parámetros y normatividades que demanda la industria, ha sido el objetivo de Silimex desde su fundación, con un especial énfasis -de acuerdo con su fundador el Ing. Abraham Mendoza Ruíz– en los aspectos químicos y fisicoquímicos de cada producto.

Desde sus orígenes en 1969, Silimex estableció una línea de producción teniendo claro el tipo de producto que deseaba fabricar y los beneficios que le interesa transmitir al consumidor. Su primer sistema de manufactura de aerosol fue detenidamente definido: desde la determinación del ingrediente activo, el vehículo, la selección de materia prima y la selección del empaque.

Parte del crecimiento y la solidez de Silimex en el mercado nacional e internacional ha consistido, de acuerdo con el Ing. Abraham Mendoza, actual Director General, en el justo equilibrio entre la innovación y los costos de producción: “seguramente en nuestra planta era posible fabricar aerosoles muy novedosos, de gran impacto en el mercado que cumplieran con las necesidades del consumidor, pero con un costo de producción muy elevado, y para que ingresen al mercado y compitan era necesario costearlos; y eso resultaba inviable. Preferimos entonces enfocar nuestros esfuerzos en un catálogo de productos sólido y consistente”.

En la actualidad la línea automática de llenado instalada en la planta de Silimex realiza todas las operaciones de fabricación del aerosol, aunque requiere personal en posiciones clave del orden de operador de máquina y trabajador en general para la actividad de alimentación de materiales y en algunas operaciones manuales en la terminación de la línea de llenado. Uno de los componentes de la línea de producción que es imprescindible es el tanque de agua caliente (50 grados centígrados aproximadamente) en el cual se prueban y detectan las fugas.

Continuamente Silimex aplica protocolos de seguridad para minimizar los riesgos antes, durante y después del envasado y, en suma, garantizar un producto óptimo en el mercado.

De acuerdo con el Ing. Abraham Mendoza, en la última década Silimex ha enfocado sus esfuerzos en elevar la seguridad al tiempo de considerar la sustentabilidad, a través de la concientización acerca del uso de los productos y de la manipulación en los procesos, de tal forma que sean amigables con el medio ambiente. “Hoy nuestra propuesta de la sustentabilidad es la de satisfacer la necesidad de la actual generación de consumidores, sin que por esto se vean sacrificadas las capacidades futuras de la producción de nuestra planta”.

Ha iniciado un proceso de mejoramiento en la productividad a través del aumento en la eficacia del trabajo del personal técnico y la transferencia de tecnología en los  principales procesos (en particular en la etapa del proceso de envasado) que se llevan a cabo durante toda la línea de producción. La difusión de la información y la capacitación continua en el área de producción ha sido parte del éxito de Silimex:  “continuamente le hacemos ver al personal de la línea de producción, cuáles son las características y las especificaciones que debe cumplir cada producto; y programamos pruebas periódicas que nos permitan determinar las condiciones propias de cada etapa del proceso de envasado: peso, presiones, flujo o descarga total. También es importante evaluar la capacidad de elaborar los aerosoles en forma continua y homogénea en las condiciones de calidad apropiadas, mediante sistemas y programas de mejora continua que garanticen la calidad de cada productos”.