Segmentar clientes para sobrevivir: Teradata

Share:

Según la Cámara Nacional de Comercio se espera que el 2016 cierre con una disminución en el comercio de entre 3% y 4%. “La desaceleración económica por la que atraviesa México continúa preocupando a los expertos, afectando a los principales sectores generadores de ingresos en el país”, comentó Mauricio Andrade de Paula, Business Consultant de Big Data & Advanced Analytics en Teradata para Latinoamérica.

El ejecutivo agregó que se fue el momento en el que el consumidor era optimista y con capacidad de compra. Sin embargo, señaló que los empresarios de retail, inmersos en la era de la información, el big data, y el análisis avanzado de datos, tienen la posibilidad de explotar al máximo la enorme cantidad de información que se genera sobre los consumidores para transformarla en conocimiento y adaptar sus estrategias comerciales para sobrevivir.

Más Información

Andrade explicó que hoy en día, con el big data y el análisis avanzado de datos, la segmentación de clientes significa la posibilidad y la capacidad de individualizar al consumidor a través del análisis de su comportamiento, el cual no necesariamente sigue un patrón genérico.

Esto exige que los comerciales tengan herramientas que permitan un acompañamiento más profundo e individual, además de una visualización de los cambios en la vida de cada cliente. Los empresarios podrán invertir en sistemas y procesos que acompañen la información del comportamiento a través de la disminución de precios relativos del procesamiento y almacenamiento de datos.

Una segmentación detallada permitirá usar informaciones cruzadas como ingreso, edad, comportamiento, e investigaciones individuales para entender los deseos de cada consumidor. Estas prácticas transformarán a las personas, o conjuntos de personas, en segmentos para ofrecerles ofertas únicas y exclusivas.

Entender las preferencias de los clientes es importante porque no tienden a cambiar, ni siquiera en tiempos de crisis, pero si se está pasando por esto último, los empresarios deben entregar opciones para que los consumidores satisfagan sus necesidades con el menor impacto financiero posible, por ejemplo, ofreciéndole una marca más barata o promociones en cantidades específicas.

Andrade concluyó que, sea el peor o el mejor momento, el comerciante tiene la obligación de garantizar la mejor experiencia de consumo posible, permitiéndose a sí mismo obtener el mejor resultado financiero y la satisfacción de un cliente que, seguramente, regresará.