Sector TI impulsor en la economía y revolución digital

Share:

Diversos factores determinan el comportamiento de las tendencias económicas en el mundo y, sin duda, la tecnología es uno de los que juegan un rol determinante en cómo la sociedad se relaciona con las transformaciones que se presenten con ellas, no solamente por las herramientas que se generan a partir de la innovación tecnológica, sino por cómo los negocios transmutan sus procesos y métodos para ofrecer sus servicios. Es por ello que las Tecnologías de la Información han sentado las bases de un nuevo contexto económico mundial, al cual se le ha atribuido el nombre de “Economía Digital” y que forma parte del proceso de transformación conocido como “Revolución Digital”. Ésta impacta directamente la vida diaria de las personas, haciendo más fácil diversas labores, así como la manera de comunicarnos, sin embargo, para las empresas (y en especial para las áreas de TI) han tenido que enfrentarse a retos cada vez más complejos.

“La rapidez con la que fluye la Economía Digital requiere que los Profesionales de TI y los Directores del área sean capaces de proveer las herramientas que los líderes del negocio necesitan para tomar las mejores y más rápidas decisiones, en función de llevar a cabo la estrategia orientada al negocio”, comentó AdeMcCormack, Columnista del periódico Financial Times y asesor de la revista CIO, acerca del papel de los directores de TI en la actualidad. La afirmación de éste especialista recalca la importancia de la adopción de una nueva cultura por parte, no sólo de los profesionales de TI, sino los responsables de las áreas, que son los encargados de la alineación de los esfuerzos con la estrategia empresarial.

Conoce más

Como podemos darnos cuenta, el papel de las TI’s en la transformación de la economía y la evolución de las empresas ha moldeado un nuevo camino que impacta cada uno de los aspectos de los mercados, principalmente por el impulso en la productividad de las empresas que los integran, fomentando nuevos estándares de competitividad y calidad de los servicios, además de nuevas normas de seguridad y gestión administrativa.