¿Qué pasa con nuestra información en un siniestro?

Share:

Pensemos en una lista de documentos que se pueden extraviar durante un suceso inesperado: identificaciones oficiales, contratos, títulos de propiedad, documentación financiera, laboral y de salud, etc. Todos estos tienen un valor fundamental en nuestras vidas.

Al tratarse de bienes intangibles que nos permiten acreditar nuestra identidad, derechos y compromisos civiles, procedimientos comerciales, de negocios o legales, estatus jurídicos y de salud, son información sensible, su resguardo y protección le compete a gobiernos, corporaciones privadas e individuos.

Más Información

Después de que mucha información se perdió durante el terremoto de 1985, la mayoría de las instituciones públicas y privadas de primer nivel, se han trasladado a los medios digitales que cuentan con poderosos servidores que respaldan la información.

Te interesa leer: Desastres que impactan al negocio

Aun cuando la tecnología garantiza la integridad de toda clase de información sensible, aún quedan problemas por resolver en áreas legales y otros como los hábitos de los usuarios al sistema.

  • Gestiones documentales híbridas, que, aunque el proceso se puede realizar digitalmente, al final terminan en instrumentos físicos, actas de nacimiento, tarjetas bancarias, etc.
  • Certificados digitales: aún se recurre a la documentación física por la falta de normatividades que den validez a certificados y firmas digitales.

Algunas recomendaciones que se dan para guardar de forma segura y correcta tu información son:

  • Adoptar la nube: Crear un sitio en el ciberespacio con nuestra información.
  • Digitalizar nuestra documentación física: Aunque no tiene una validez oficial, nos permite tener evidencias de nuestra información sensible para cualquier emergencia.

Recurrir a los sistemas de bóvedas digitales: Son sistemas blindados con las más altas calificaciones de seguridad informática.