¿Qué hay que saber sobre la Ley Fintech en México?

Share:

El borrador definitivo de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnologías Financiera (Ley Fintech) estuvo pensado, bien creado, pero como muchas regulaciones sobre tecnología, podría quedar corto muy rápido, aseveró Juan Pablo Zorrilla, cofundador y CEO de Resuelve.mx.

Explicó que la tecnología es disruptiva y funcional, de ahí que los negocios que la integran en sus operaciones avancen a mayor velocidad, y el ecosistema Fintech no es la excepción. En consecuencia, las startups del ámbito financiero-tecnológico podrían adelantarse al trabajo que hagan los legisladores.

Respecto a la medida contemplada en el proyecto de ley en la que las empresas de reciente creación serán consideradas dentro de los “Modelos Novedosos” y gozarán de una autorización temporal para que desarrollen su negocio en un mercado real pero controlado, Juan Pablo Zorrilla sugirió ser cautelosos, ya que faltan los detalles de la regulación secundaria.

“Habrá que entender en qué consiste el proceso para obtener la autorización temporal. La gran mayoría de las startups hoy en día surgen bajo la ideología de ‘lean startup’ que busca sacar un MVP (minimum viable product) de forma casi inmediata y con el menor costo posible. Una autorización por definición genera fricción en el proceso y es probable que se le quiera dar la vuelta o no se siga al pie de la letra. Es un mejor mecanismo y preferible a no tenerlo, pero dudo que evite al 100% el rezago en la ley.”

Te interesa leer: Emprendimientos Fintech en América Latina: su explosivo crecimiento

El ejecutivo indicó que otro de los cambios importantes en la última versión, gira en torno a las criptomonedas. Explicó que la ley ya no incluye la regulación de las entidades dedicadas a la compraventa de estos activos virtuales y permite a las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF) que operen con ellos.

No obstante, dijo, estas representaciones digitales no tendrán un curso legal en nuestro país y será el Banco de México quien determine y autorice las que podrán ocuparse.

Sobre este tema, Zorrilla consideró que, si bien podría colocar un freno al surgimiento de otros jugadores como exchangers, mineros, etc., también ayuda a que se avale la operación de los participantes brindando mayor confianza en el usuario y motivando su uso.

“Lo importante y por lo tanto difícil de lograr, es un balance que promueva el surgimiento de este ecosistema para que beneficie a todos sus participantes. Esto no es el futuro, es el presente y llegó para disrumpir y cambiar cómo manejamos nuestro dinero.”

La propuesta final aclara que la Ley únicamente pretende establecer las bases que deben regir a las ITF, dejando que lo demás se ajuste en disposiciones secundarias con el objetivo de contar con una mayor flexibilidad, lo que permitirá que ésta se vaya adecuando conforme al dinamismo constante del sector.

“Por el momento tendremos que esperar las circulares que se emanen de esa ley. El trabajo de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) será meterse en las especificaciones, pero, como es bien sabido, el diablo está en los detalles”, concluyó Juan Pablo Zorrilla.