Punto de venta, embudo de información: Microsip

Share:

Para facilitar las operaciones, se inventó la moneda, en sustitución de algunos artículos como granos, semillas y otros productos naturales que eran utilizados como dinero en México, el cacao circuló como tal.

Desde la creación de los primeros comercios, existía un lugar donde se guardaba el producto que generaban las transacciones, y era celosamente cuidado por el propietario mismo o en su ausencia.

Más Información

Tiempo después este lugar al que luego se le denominó la caja de los comercios, la cual sigue siendo el punto neurálgico de las empresas detallistas. A principios del siglo XX, las cajas registradoras electromecánicas desarrolladas por NCR, Sweda y otros fabricantes pioneros en la industria, vinieron a solucionar en gran parte el control de los ingresos de las tiendas. Llevaban un registro del dinero recibido y cuando mucho lo podían desglosar por categoría de artículos y también por departamentos.

Fue en la década de los ochentas, en que la informática le confirmó a este sector económico el nombre de detallista. El uso de computadoras personales emulando las funciones de una caja registradora, teniendo acceso directo a catálogos de artículos etc. Permitió un seguimiento exacto del movimiento de las mercancías al pasar por el punto de venta.

Si bien la parte electrónica y mecánica ha colaborado grandemente a eficientar esta tarea, los sistemas de información y las comunicaciones la han convertido en una herramienta indispensable para operar una tienda.

El avance en la industria de las telecomunicaciones, en particular del Internet, con todas sus caídas y deficiencias, ha sido el complemento a los puntos de venta computarizados. La recepción de pagos de servicios, venta de boletos para espectáculos, transportes, lotería y tiempo aire; la recepción de órdenes de pago en lugares remotos y hasta la disposición de efectivo cargado a cuentas bancaria convirtieron al punto de venta en una ventanilla de banco.

En cuanto el pequeño empresario, en los últimos años, comerciantes de muchos giros, que anteriormente vivían de un pequeño establecimiento atendido por personal de la familia, se han visto desplazados por los grandes consorcios nacionales e internacionales que invadieron los ramos de abarrotes, materiales para construcción, papelerías y otros insumos.

En resumen, mediante el uso de sistemas para punto de venta, se puede organizar profesionalmente el crecimiento de cadenas de cualquier giro, trabajando cada una en forma independiente o conectadas entre sí dependiendo de las necesidades. Esquemas de comercio digital se puede inclusive complementar enormemente el desempeño de estas empresas.

Por Germán Madero, director general de Microsip