En las entrañas del GDC de Intel en México
En las entrañas del GDC de Intel en México

Intel nos dio un tour por el Guadalajara Design Center (GDC), laboratorio en el que se realiza investigación y validación de productos

Al igual que un circuito integrado donde los elementos funcionan en armonía, Intel requiere de sus centros de investigación y desarrollo, distribuidos en todo el mundo, para continuar con sus operaciones, y dentro de estas conexiones se encuentra México, donde la compañía alberga el Guadalajara Design Center (GDC), un espacio de innovación clave para sus productos.

 Para conocer las entrañas de este centro de tecnología ubicado en Zapopan, Jalisco, Intel nos dio un tour en donde conocimos algunas actividades que se realizan en su laboratorio de investigación y la importancia del laboratorio de validación de productos.

 De acuerdo con Intel, el enfoque principal de este centro es el diseño de semiconductores en campos que abarcan el desarrollo y validación de plataformas, de servidores y memoria de próxima generación, así como la investigación avanzada en sistemas autónomos, neuromórficos y computación cuántica.

El centro también se destaca por su experiencia en software, hardware, inteligencia artificial, nube, data centers y su contribución clave para el desarrollo de los productos Xeon y Atom.

El inicio

El GDC nació en el año 2000 con un equipo de 33 personas e inició como una startup mexicana liderada por Jesús Palomino, actual director general del GDC. Se trata de la primera adquisición de Intel en Latinoamérica y el único lugar en la región en contar con laboratorios especializados.

 El inmueble abarca una superficie de 10 hectáreas y consta de dos edificios de oficinas y uno de laboratorios. En el caso de los laboratorios, el directivo indicó que hay una amplia gama de plataformas para probar y desarrollar productos.

 Además de investigación, el GDC contribuye al desarrollo de silicio, en específico al proceso de diseóo. Según Palomino se diseñan algunos ‘pedazos’ de tecnología que podrían figurar en un futuro procesador.

Lee también: HP, Intel y Amdocs invierten en México

Fuente de innovación

 Para ahondar en el tema de invenciones, Germán Fábila, gerente de ingeniería y líder de Intel Labs México, detalló que este es un grupo de investigación global de la firma y es el lugar de donde emanan las innovaciones para los procesadores y surgen patentes.

 El gerente recordó que en este lugar se han desarrollado chips para wearables y conexiones inalámbricas de tipo 5G, además, se han realizado trabajos para acelerar algunos procesos de Inteligencia Artificial para ejecutar y hacer más eficiente una red neuronal.

Detalló que han sometido más de mil propuestas de inventos, aunque aclaró que no todo lo que se propone como un invento deriva en una patente. De las mencionadas propuestas, 256 ya se han aprobado; el proceso para alcanzar una patente puede ser de 2 a 5 años.

 Para echar a andar toda esta maquinaria de imaginación tecnológica se requiere de personal calificado, es por ello que en el GDC, un 24 por ciento de los empleados cuenta con maestría y un 3.5 por ciento tiene doctorado, mientras que un 95 por ciento de los empleados son de las áreas de Ingeniería.

 En el recorrido avanzamos hacia una cámara anecoica, un espacio que aísla los sonidos del exterior mediante un recubrimiento esponjoso en sus paredes. Dentro de esta ‘cueva’ encontramos al doctor e investigador científico en el área de acústica y audio, Héctor Courdurier.

 El científico mostró cómo se puede ver el sonido y de dónde emerge. Al situarse frente a la laptop con webcam y micrófonos activados para decir unas palabras, la pantalla del ordenador indicó la posición de donde provenía la fuente sonora. Esta inteligencia resulta del desarrollo de algoritmos que ayudan a mejorar las comunicaciones en apps de videollamadas.

 En la sala contigua, nos recibió el doctor, ingeniero principal y director cientófico, Julio Zamora. En su espacio, mostró las capacidades del gemelo digital, una tendencia que resuena en la industria 4.0 en la que las empresas conjugan operaciones con una maquinaria física y una virtual, de manera que les ahorra costos en pruebas de concepto y evoluciona las operaciones remotas.

 El gemelo digital fue un brazo robótico configurado con cuatro cámaras para detectar la profundidad y el espacio en el que se encontraba. Para vislumbrar sus alcances, el ingeniero puso a competir a la máquina y a una colega humana en un torneo de apretar una secuencia aleatoria de botones, ¿el ganador?, ninguno, pero demuestra la siguiente etapa de innovación.

Dentro de la chistera del mago

 Entrar a los laboratorios de Intel y ver cómo surge la magia resultó fascinante; todo está agolpado por cables, en las mesas hay herramientas como pinzas, desarmadores; componentes electrónicos; computadoras de gama alta; y un desorden que resulta cliché en esta profesión de geeks apasionados por las computadoras y robots.

 En la última parte del recorrido accedimos a los laboratorios de validación, aquí se hacen pruebas desarrollo de tecnologías que posiblemente estarán en el mercado entre 5 a 10 años.

 También se pone a prueba tecnología que saldrá en 1 o 2 años. Son prototipos de microprocesadores que Intel está diseñando, que quiere ofrecer al mercado pero debe asegurarse que el funcionamiento será el adecuado.

 Se hacen pruebas exhaustivas en donde se verifican que las tecnologías que diseñan salgan bien y sin problemas, para ello, se someten a tests de variaciones de voltaje, estrés, temperaturas, resistencia y más.

¿Ya planeaste tu oferta para el periodo de Regreso a Clases?

WordPress Ads