Los riesgos de los smartwatches para niños

Share:

Los regalos que hoy en día deja Santa bajo el árbol se parecen cada vez más a los de los adultos, y en temas de tecnología para vestir no es la excepción, pues actualmente el mercado tiene smartwatches para niños en edad preescolar, y sobre ellos Sophos, la empresa de seguridad informática dio algunos puntos a considerar antes de decidir invertir en uno y dárselo a un niño.

Dado que el objetivo principal de un smartwatch es que los padres puedan geolocalizar a sus hijos, los padres deben verificar que se cuente con esta función y que el dispositivo envíe alertas cuando el niño salga de zonas designadas. Algunos modelos tienen función de SOS, para que el niño envíe un mensaje de emergencia a su cuidador si está en peligro. También es recomendable optar por las opciones en las que el accesorio envía y recibe mensajes de texto.

“Pese a estas funcionalidades, estos dispositivos no son tan geniales. El estudio ‘Cuidado, análisis de los relojes inteligentes para niños’, realizado por el Norwegian Consumer Council (NCC), examinó cuatro modelos de relojes inteligentes y descubrió que pueden dar a los padres un sentido falso de seguridad, pues características como el SOS y las alertas de geo limitación, no siempre funcionan confiablemente”, explicó Lisa Vaas, redactora en Naked Security de Sophos.

Los extraños pueden tomar el control de algunos smartwatches dada la falta de seguridad en los dispositivos; pueden escuchar a un niño, hablar con ellos, usar la cámara del reloj para tomar fotografías, rastrear sus movimientos, o dar la impresión de que el pequeño está en otro lugar que no es donde realmente se encuentra.

El estudio mostró que varios de los relojes también transmiten datos personales a servidores ubicados en Norteamérica y Asia, en algunos casos sin utilizar el cifrado. Otro de los relojes funcionaba como un dispositivo de escucha, lo que permite monitorear el entorno del niño sin ninguna indicación clara en el reloj físico de que esto está sucediendo.

Otro gran hoyo negro de seguridad se vio en uno de los relojes en donde, tan solo el número de teléfono del padre le da acceso completo al dispositivo a un intruso; en otro se encontraron por casualidad datos personales sensibles que pertenecían a otros usuarios, incluyendo ubicación, nombres y números de teléfono.

Uno de los relojes permitió a los investigadores sincronizar un gadget existente con una cuenta completamente nueva, permitiéndoles ver los datos del usuario, la ubicación actual del reloj, el historial de la ubicación y los números de teléfono de contacto en la cuenta, todo sin notificar al usuario del reloj.

Recientemente la Federal Network Agency prohibió en Alemania los relojes inteligentes para niños de cinco a doce años y los declaró dispositivos ilegales de espionaje. En Colombia, se sugiere a Santa Claus informarse sobre cómo proteger los dispositivos ligadas al Internet de las Cosas (IoT) antes de hacer un regalo de este tipo.