Lo que el voto por el No implica en la economía

Share:

Es difícil predecir los escenarios que el voto mayoritario por el No durante el plebiscito ocurrido el fin de semana pasado le deja a Colombia por delante; sin embargo, tanto en lo político como en lo económico se irán reflejando las consecuencias.

Comprendamos que el plebicito proponía un camino para poner fin a un conflicto que ha durado en Colombia más de medio siglo y que ha dejado más de 250 mil muertos, y que preparaba el camino para que las FARC dejaran las armas e iniciarán un proceso de reinserción social.

Más Información

Pero el No ganó por poco más de 50 mil votos, y la pregunta que desató ese No era: “¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera? La oposición a dichos acuerdos la encabezó el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, quien impulsó una campaña de desinformación en todo el país basándose en varias premisas en las que estaría por demás ahondar; la cuestión ahora es ¿Qué le espera a Colombia? ¿Cómo repercute ese No a los negocios y en la economía del país?

Se teme que como consecuencia se reduzca la capacidad de maniobra del gobierno, por lo que el presidente Santos sería incapaz de liderar iniciativas como la Reforma Tributaria. Se perderá el grado de inversión, columnistas hablaban previo al plebiscito de que el valor del dólar estaría por los cielos, y el mismo lunes siguiente a la votación subió su cotización 57 pesos; podrían también reducirse las fuentes de financiamiento de Colombia y por ende atraer inestabilidad y estancamiento, y es que los inversores internacionales -y los mismos nacionales- ya se habían hecho a la idea de una Colombia en paz, sun escenario de negocios entonces cambió.

La incertidumbre podría traducirse en una pérdida de la economía, la cual está atrapada en un escenario político polarizado donde por un lado se explica la devaluación de la tasa de cambio colombiana, aun cuando el principal determinante de la moneda, el petróleo, opera a favor de una revaluación de la misma.

Habría que ser cuidadosos con las compras a crédito que se hacen en dólares, principalmente en una industria como la nuestra en donde es un proceso recurrente. Los fabricantes y mayorías podrían ayudar a la economía de sus partners haciendo promociones como ya se han hecho anteriormente, congelando el dólar por unos cuantos días para promover las compras y el flujo de stock en sus almacenes.