Las adquisiciones deben ser digitales en 2020

Share:

SAP Ariba.- Migrar a lo digital es la apuesta para 2020. Eric Rossati, director de la firma de servicios de software y TI, SAP Ariba, asegura que pocas empresas a nivel global cuentan con procesos digitalizados o herramientas tecnológicas que permitan dar el paso a la eficiencia, sobre todo en elementos fundamentales como las cadenas de suministros y adquisiciones.

“Digitalizar, por ejemplo, las solicitudes de propuesta (RFP, por sus siglas en inglés), permite entender la cadena de valor, los objetivos de la compañía, y con este análisis realizado, compartir con proveedores potenciales los requerimientos que se necesitan, con el objetivo de que presenten propuestas alineadas a lo que se busca”, señala Rossati. 

Sin embargo, la tecnología en cualquier área de las compañías no debería estar aislada del factor humano, pues ambos elementos aportan valor a la organización. Es necesario entender que soluciones como Machine Learning, Inteligencia Artificial, Realidad Aumentada, Internet de las Cosas y Blockchain son aliadas para crear mejores experiencias entre colaboradores, al tiempo que permiten reducir gastos y elegir mejor a socios de negocio.

Te interesa leer: Estas son las tendencias tecnológicas para el 2020

Para llevar a una compañía al siguiente nivel en el proceso de adquisiciones, esta debe reinventarse, pasando de la era del mandato a la era de la orientación. Estas son algunas formas prácticas de promover el cambio:

1. Aceptar los marketplaces como opciones viables para la proveeduría. El e-commerce ofrece la oportunidad de encontrar miles de proveedores y millones de artículos, siempre cuidando los lineamientos de seguridad que la compañía requiere. 

De esta forma, la experiencia de compra de los responsables del área será como cuando ellos mismos compran en la tranquilidad de su casa. 

2. Simplificar  las aprobaciones para artículos pequeños, haciendo que la Inteligencia Artificial y políticas de compras alineadas se encarguen de identificar malas prácticas en el uso de recursos. 

3. Existen productos específicos o especializados que solo conocen los usuarios finales. Ya es posible permitir que ellos seleccionen los proveedores con los que quieren hacer negocios con base en el análisis de diferentes propuestas técnicas y económicas.

4. Generar una experiencia de navegación simple y móvil para que los usuarios puedan comprar estén en donde estén.