Industria Alimentaria transforma su cadena de suministro

Share:

¿Te has preguntado cómo será la cadena de suministros de la industria de alimentos en los próximos cinco años? Dobles digitales, blockchain, inteligencia artificial y la Internet de las Cosas, ayudarán a los agricultores a maximizar los rendimientos de los cultivos, frenar enfermedades por consumir alimentos en mal estado y hasta reutilizar de diversas formas materiales como el plástico.

En los próximos cinco años la industria alimentaria podrá asegurar que se evite el desperdicio de comida haciendo uso de distintas tecnologías y procesos como: Los dobles digitales de la agricultura que permitirán alimentar a la población utilizando menos recursos. A través del uso de la inteligencia artificial se podrán utilizar datos para pronosticar con precisión el rendimiento de los cultivos.

Los dobles digitales combinan datos, satélites, teléfonos móviles y sensores con capacidades de inteligencia artificial para recopilar y analizar datos visuales no estructurales sobre el uso de la tierra, química del suelo, suministro de agua hasta enfermedades de cultivo.

El Blockchain rastreará la comida desde el cultivo hasta el supermercado, utilizará información que sirva para predecir qué productos requiere el consumidor y en qué momento lo necesitará.

Esto también permitirá que la pérdida de alimentos disminuya y que los agricultores aumenten los rendimientos de los cultivos.

Big data y microbiología serán los aliados que permitan recopilar una base de datos robusta de información de genomas, esto servirá para proteger lo que comemos.

El hecho de monitorear el comportamiento de los microbios en cada etapa de la cadena de suministro representa la oportunidad de prevenir enfermedades transmitidas por alimentos y potenciar las que son benéficas.

¿Te imaginas lo que ocurriría si los agricultores y procesadores de alimentos pudieran detectar contaminantes peligrosos en los alimentos? Esto será posible con la ayuda de un smartphone o una mesa con sensores de inteligencia artificial.

Los sensores creados por IBM son capaces de detectar bacterias hasta 75 veces más pequeñas que un cabello humano, lo que podría ayudar a identificar bacterias como la salmonella.

El reciclaje de plásticos del futuro permitirá la transformación de estos por completo. Mediante VolCat, un proceso químico catalítico que digiere algunos plásticos en una sustancia que puede ser devuelta a las máquinas de fabricación de plásticos.

Investigadores de IBM coinciden en que se requiere de nuevas tecnologías y avances científicos sobre seguridad e inocuidad de los alimentos, y por ello trabajan en cinco soluciones para cada eslabón de la cadena alimentaria: de la semilla, a la cosecha, al anaquel, a la mesa y al reciclaje.

Eduardo Gutiérrez, director general de IBM México, explicó que los involucrados en la cadena de abastecimiento deben aplicar las mejores prácticas de inventario para garantizar la disponibilidad de los productos que se encuentran en el almacén, asegurarse de que los pedidos se surtan de manera adecuada y evitar que las existencias se agoten.

Joe Saab, Baltazar Rodríguez y Eduardo Gutiérrez, IBM

Cinco en cinco

Cada año, la multinacional estadounidense presenta la iniciativa 5 in 5, la cual se centra en las tendencias que cambiarán el mundo en diversas disciplinas, este el foco es la cadena de suministro en alimentos.

La empresa desarrolla una serie de tecnologías para integrarlas a las instancias correspondientes de gobierno e iniciativa privada para ser implementadas en proyectos con grandes retailers.

Tenlo presente

  • De la semilla. Dentro de los próximos cinco años seremos 8 mil millones de personas en la tierra.

Para finales de siglo la población de la tierra aumentará en un 45%, mientras que las tierras cultivables disminuirán en un 20%

  • A la cosecha. Un tercio de la comida producida en el mundo se desperdicia antes de ser consumida.

En México se desperdician alrededor de 20.4 millones de toneladas de comida al año.

  • Al anaquel. En los próximos años la calidad de los alimentos será vital para todos.

Anualmente las enfermedades transmitidas por alimentos tienen un costo médico de 9 mil millones de dólares.

  • A la mesa. En 5 años los agricultores, tiendas, cocineros y consumidores podrán detectar fácilmente contaminantes peligrosos o bacterias directamente en sus alimentos.
  • Al reciclaje. Cada año, 8 millones de toneladas de plástico son arrojadas al mar, de seguir así para el 2050 habrá más plástico que peces.