Gente trabajando: Museo de la computación

Share:

El Museo de la Computación es un proyecto que requiere una inversión de 400 millones de pesos. Jaime Haro, preside la asociación civil “El Museo de la Computación”, que planea establecer un espacio que albergue tanto la historia, como el presente y futuro de la computación. “Queremos que sea de los mejores del mundo”, indicó el entrevistado.

El objetivo es atraer beneficios que tengan impacto social, y que consideren múltiples audiencias, “porque actualmente hay muchos mexicanos que ‘viven’ la tecnología, que hoy utilizan teléfonos celulares con una capacidad de procesamiento de datos y aplicaciones 100 mayores a las que tenía el primer transbordador espacial, pero también hay mexicanos que nunca han utilizado un dispositivo de cómputo, entonces, en este espacio se buscará atraerlos a todos y presentarles usos y aplicaciones de la tecnología”.

Haro indicó que actualmente hay una decena de museos de este tipo en el mundo, como el de Mountain View, California, que alberga aproximadamente 6,000 piezas y está enfocado en mostrar la evolución de los equipos y dispositivos, o los de Alemania y Japón. El de México se planea que sea muy interactivo.

Mediante un acercamiento didáctico, académico, divertido e interactivo, se buscará que los visitantes comprendan la tecnología que está a su alcance y sepan usarla, para ello el museo tendrá áreas de capacitación, desarrollo, innovación tecnológica, escuelas. Se planea tener exposiciones temáticas que muestren el impacto que tiene la computación en la vida cotidiana.

La asociación civil cuenta con participación del Gobierno de la Ciudad de México, con el que firmó un Convenio marco a través de la Secretaría de Ciencia y Tecnología. Se planea que este mes de junio, el convenio sea validado por la presidencia de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Para echar a andar el Museo de Computación se tiene proyectada una inversión superior a los 400 millones de pesos, ya hay una parte pero también se buscarán patrocinios de iniciativa privada, tanto en efectivo, como en especie.

Para la muestra museográfica se han recopilado equipos, y se establecerán convenios con dependencias e instituciones académicas para solicitar otros, ya sea donados o en custodia, dependiendo de su  normatividad.

Haro dijo que la computación tiene una enorme ventaja: Sabemos cuándo nació, pero no cuándo va a terminar, porque se ha convertido en parte de nuestra vida cotidiana, “debemos conocer desde dónde viene, y cómo es que ha llegado a formar parte de nuestra vida cotidiana en todo, en nuestra pluma, la ropa, el teléfono. Se dice que para el año 2035, el 75% de las cosas de uso cotidiano aún no han sido inventadas, así que hay un campo muy vasto para la parte museográfica”.

“La computación como tal surgió el 14 de febrero de 1946, cuando se prendió la computadora electrónica en EE. UU. Pero los procesos mecanizados iniciaron 1,100 años a. C. con el ábaco”, de todo eso Haro quiere hablar en el museo.