Evite gato por liebre

Share:

Si le agobia que sus equipos de trabajo no logran las metas que les establece,  comience por explorar a fondo las credenciales de cada uno de los miembros. Ocúpese de identificar a los falsos profesionales, impostores que acostumbran poner y quitarse la careta a conveniencia. Descubrirlos a tiempo es tu mejor defensa.

Se lo propongo ya que ser productivo resulta más complicado si los colegas de trabajo no se muestran tal y como son. Los impostores pueden llegar tan lejos como se lo propongan y por tiempo indefinido. La explicación de estos comportamientos radica en el narcisismo y en personas que presentan ciertas carencias emocionales. Desde una perspectiva profesional, existen aquellos que persiguen el poder personalizado o el socializado. Sus objetivos, en su propio beneficio o del grupo o de la empresa, son lo que distingue a los líderes carismáticos de los que tienen una cara oculta. Los impostores que pretenden cambiar la empresa o incluso la sociedad difieren de los que persiguen una meta personal.

Los comportamientos o actitudes deshonestas tienden a ser percibidos por las personas del entorno más inmediato como conductas hostiles y, quizá lo más importante, existe la tendencia a juzgar severamente el comportamiento de la organización ante estos hechos al entenderse amparados por la misma. Este último aspecto va a influir necesariamente en cómo el resto de trabajadores se sienten reconocidos, en su compromiso y en su percepción de la propia organización. Lo más grave es que todo ello incide en los recursos disponibles y, por consiguiente, en la carga global de trabajo que debe asumirse.

Los impostores suelen ser autoritarios; utilizan a los demás para alcanzar sus objetivos; ignoran las necesidades de los demás, a los que nunca prestan su apoyo de una manera altruista; y dividen a los grupos en los que están: apenas participan o hacen comentarios en público, prefieren hacerlo después, se sienten más a gusto maquinando entre bambalinas de manera individual, con unos y otros.