El sector TI al servicio de la seguridad nacional

Share:

El 2017 comenzó con una grave crisis en el sistema penitenciario brasileño, con varias rebeliones en distintos estados del país. Las graves consecuencias de este escenario y la perplejidad con que fue afectado el país nos hacen preguntar de qué manera se podría mitigar una situación de seguridad en las prisiones no sólo de Brasil, sino de todo el mundo.

Esto, junto con el problema fronterizo que enfrenta Brasil, que debe vigilar 16.8 mil kilómetros de terrenos colindantes y 7,4 mil kilómetros de costa marina, hacen del problema de seguridad brasileño un asunto urgente en la agenda pública del país.

Te interesa leer: La reinvención de Unisys

Frente al desequilibrio entre la inmensidad del territorio, el volumen de personas y de carga que entran y salen del país diariamente, y la insuficiencia de recursos de la seguridad fronteriza y de control, la tecnología emerge como un poderoso aliado para ayudar en la lucha contra los desafíos del crimen organizado, así lo asegura Mauricio Catane, director-presidente de Unisys Brasil y vicepresidente de Finanzas para América Latina.

“Invertir en sistemas de seguridad por videovigilancia automatizada (concepto de Centros de Mando y Control), biometría, análisis avanzado de datos (data analytics), inteligencia artificial y otras tecnologías que permiten la intersección de miles de fuentes de información en tiempo real, potencializa el proceso de análisis en las investigaciones y, especialmente, en medidas preventivas.’’

Las señales biométricas como medidas de seguridad, como la implementación de soluciones de identificación por reconocimiento facial, de iris, patrones de venas en las manos, así como el uso de escáneres para grandes cargas transportadas, es cada día más un requisito que un lujo para la seguridad de cualquier país.

Unisys ha participado en proyectos de varios países en que este tipo de inteligencia compuesta esencialmente de soluciones de software, generalmente alojadas en la nube y con bajo costo de implementación, que además permiten la intersección de datos provenientes de agencias de gobierno, policía, redes sociales e incluso de colaboraciones de la propia población.

A través de un portal público, los ciudadanos proveen información a las autoridades, organismos policiales y de seguridad pública, con acompañamiento de las solicitudes a través de teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles. Los datos cruzados identifican vínculos que hasta entonces no eran visibles, permitiendo a las autoridades reaccionar por adelantado y actuar de manera preventiva, evitando la ocurrencia de delitos y otras amenazas.

“Lo más importante es cambiar el enfoque, pasando de una posición de corrección a una de prevención. Está claro que un plan a largo plazo debe incluir inversiones en varios frentes, pero sin duda la priorización de tecnologías avanzadas es la que puede aportar beneficios a corto plazo, con la mejor gestión del flujo de prisioneros, control de productos ilegales que entran y salen del país a través de las fronteras y la aplicación de inteligencia en las investigaciones policiales’’ finaliza el directivo.