Documentos electrónicos: ¿Cuál es su valor probatorio?

Share:

Determinar el valor probatorio de los documentos informáticos dentro de un posible litigio por abuso de confianza, deslealtad, transferencia de propiedad intelectual o por el robo de bases de datos, en ocasiones puede ser una tarea complicada y difícil, que podría ser resuelta a través de los llamados avisos de privacidad o los contratos de confidencialidad.

Pero más allá de los contratos, habría que preguntarse cuál es el fundamento legal conferido a, por ejemplo, los mensajes de correo electrónico o a las comunicaciones que se realizan en medios digitales.

Al respecto, Fausto Escobar, director general de HD México, indicó que de acuerdo con el artículo 210-A del Código Federal de Procedimientos Civiles, la información generada o comunicada que conste en medios electrónicos, ópticos o en cualquier otra tecnología, ya son aceptados como prueba y sirven a los jueces como elementos para iniciar, valorar o darle seguimiento a un determinado proceso legal por robo de datos, la divulgación de secretos, el espionaje o el hurto de los activos de una organización.

Esto se debe a que los documento electrónico, como los tradicionales, cumplen con los requisitos necesarios, ya que contienen un mensaje en lenguaje convencional sobre un soporte, y además está destinado a durar en el tiempo incluso como un medio de expresión de la voluntad con efectos de creación, modificación o extinción de derechos y obligaciones por medio de la electrónica, la informática y/o la telemática.

Sin embargo, el ejecutivo señaló que cuando está de por medio la apreciación subjetiva o el criterio con el que un juez determina el grado de valor probatorio de cualquier documento que no esté en papel, estas leyes pierde su razón de ser, debido a que estos de estos funcionarios no tiene la más mínima preparación técnica para operar computadoras y, por consiguiente, no sabe trabajar con este tipo de documentos.

Por ello, Escobar aseguró que la prevención es la mejor receta que las empresas tienen para proteger sus datos, esto implica contar con mecanismos de seguridad, evaluar perfectamente el tipo de información sensible, hacer un inventario de riesgos, adoptar medidas de control y mantener una sobrevigilancia con respecto a estos factores, todo lo cual se circunscribe en los llamados “protocolos de prevención”, mismos que deben ser especificados y aceptados por las partes que tienen o que están a punto de comenzar una relación ya sea comercial o laboral.