Diversidad cultural: No solo para grandes corporativos

Share:

La diversidad cultural juega un papel muy importante. Numerosos estudios e investigaciones constatan que  añade valor a las empresas, incrementa las posibilidades de captar talento, enriquece la cultura organizacional y aumenta el número de clientes.

Además, si se sabe gestionar, se pueden obtener beneficios tanto económicos como sociales, que a su vez redundarán en un equilibrio social en el entorno laboral.

Conoce más

El contratar empleados que forjaron experiencia en diferentes empresas a la PyME, brinda perspectivas enriquecedoras que permiten no sólo ver lo que funcionó, sino también identificar algunas áreas de oportunidad que pueden ayudar a mejorar el negocio.  Y son justamente estas perspectivas las que ayudan a comprender que el mercado original no se ha saturado, simplemente es necesario diseñar diferentes estrategias para llegar a un sector más grande.

Factores como género, orientación sexual o incluso capacidades diferentes son factores de diversidad cultural que pueden proporcionar un valor diferente a las empresas y a impulsar la innovación a través de compartir e implementar ideas diferentes de cómo hacer las cosas.  Esto, por brindar un ejemplo, a la larga puede ayudar a la empresa a ingresar a otros sectores demográficos.

Otro factor cultural que es importante no ignorar, es la diferencia generacional la cual se ve muy marcada en la adopción de las diferentes herramientas tecnológicas.  Si bien esto podría parecer trivial, en realidad es de suma importancia, ya que las nuevas generaciones pueden ayudar a las PyMEs a obtener mayores beneficios de la tecnología al mejorar la productividad o encontrar formas innovadoras de hacer las cosas.