Desafíos de las oficinas inalámbricas

Share:

Commscope realizó un repaso sobre la situación de las oficinas inalámbricas o “sin papeles”, ya que a pesar de desplegar una red inalámbrica como la red primaria no significa que realmente no exista ningún cable. Para admitir un entorno laboral cada vez más inalámbrico y poder soportar la creciente proliferación de dispositivos conectados, es muy probable que las oficinas inalámbricas tengan aún más cables.

“Aunque actualmente se pueden tener documentos digitales de la nube en segundos, prácticamente en cualquier lugar y momento, la oficina totalmente ‘sin papeles’ aún no existe y parece que todavía queda un largo camino por recorrer”, comentó Matias Peluffo, director de Soluciones de Fibra para Planta Interna y Data Center Asia/Pacífico en CommScope.

Información

Por su parte, los departamentos de TI de grandes empresas están evaluando opciones para implementar sólo redes inalámbricas, sin embargo, el cambio hacia esta tecnología como la red principal puede hacerse de mejor forma si es gradual y adaptándola a los requisitos de los usuarios y el entorno del edificio, incluso si se tienen que implementar soluciones de cableado adicionales.

Te interesa leer: Cobertura de red extendida de la mano de CommScope

Aunque lo que se busca en un futuro es contar con una oficina inalámbrica en su totalidad, una tendencia opuesta es evidente. Se requiere más cableado adicional para mejorar la conectividad y transmisión de datos a una cada vez mayor cantidad de dispositivos conectados.

“Los puntos de acceso inalámbricos como cámaras, sistemas de control de acceso, sensores, entre otros se han vuelto fundamentales, y requieren un ancho de banda que supera un gigabit por segundo. Esto lleva a los diseñadores de infraestructura de edificios corporativos a adoptar un enfoque integrado para diseñar, planificar e implementar la infraestructura, por esta razón muchos utilizarán una Red de Conectividad Universal (UCG) para soportar conectividad cableada e inalámbrica, lo que permitirá una máxima flexibilidad y menores costes operacionales”, concluyó Peluffo.