Cómo puede el canal sacar el mejor provecho de la nube

Share:

Cloud Computing será una de las tendencias que liderarán las inversiones en TI este año, pues está ganando aceptación y se está convirtiendo en un elemento fundamental en cuanto a servicios. Pronósticos de IDC señalaron que este mercado en América Latina comenzará el año tomando el 43% del total de las inversiones.

Jerónimo Piña, gerente de Cloud y Software de IDC Latinoamérica, señaló que en la región, el crecimiento del mercado de nube pública sigue dándose a tasas de doble dígito, por lo que este año se prevé un crecimiento de 61% en 2014. Por otra parte, IaaS (infraestructura como servicio) se mantiene en primer lugar, ya que es la que más ha permeado en las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs).

En tanto, las categorías de PaaS (plataforma como servicio) y SaaS (software como servicio) crecen a tasas menores, aunque también de doble dígito, aunque la expectativa es que ganen mayor fuerza.

La principal razón de esto es, según el especialista, que en 2014, las prioridades para los CXO y CIO fueron la eficiencia operativa y la reducción de costos.

“Ambas encontraron enc una solución tecnológica viable, que ha hecho que las empresas en Latinoamérica hayan incrementado su preferencia por las soluciones de TI provistas bajo demanda”.

En ese sentido, ya en 2013 el 46.6% de los CIOs entrevistados en el IT Investment de IDC, afirmaron que estaban utilizando o considerando el uso de alguna solución en la nube, cifra que se espera se haya incrementado en forma importante durante el 2014.

Por su parte, una encuesta realizada a nivel mundial por EMC, y que incluyó a 10 mil 451 tomadores de decisiones de negocios de TI de 33 países diferentes, reveló un incremento en la adopción del cómputo en la nube en el mundo. La mayoría de los encuestados citó a la nube híbrida como su opción de preferencia, siendo Latinoamérica la segunda región del mundo en cuanto a consumo a nivel mundial, con un 24% (el primer lugar lo ocupa Europa, Medio Oriente y Africa, con un 28%).

Las mayores ventajas

Sin duda el crecimiento de las soluciones basadas en la Nube proviene de una necesidad creciente en las organizaciones de todo tamaño de contar con servicios de TI más flexibles y eficientes. En ese sentido, Guilherme Bujes, director de ventas de consultoría en LATAM de EMC afirmó que el la nube ofrece a las empresas reducción considerable de costos en TI:

“Emigrar a la nube puede reducir los costos de gestión y mantención de varios sistemas de IT, de actualizaciones, mantención de hardware, consumo de energía y de personal, entre otros, a lo que se suma la agilidad que puede traer para los clientes de las compañías, pues permite reducir el time-to-market”.

En el tema del ahorro, Felipe Munita, gerente de desarrollo de negocios regional de Data Center de Sonda, indicó que la adopción de cloud computing elimina la necesidad de inversiones, traspasándolas a un pago mensual por uso. De esta forma, disminuye los costos de especialización de personal, upgrades y migraciones de sistemas mejorando y optimizando el uso de los recursos, ya que se usa sólo lo que se requiere.

Explicó también que en términos de eficiencia se mejora la agilidad de los proyectos a través de la disminución en el tiempo, y aumenta la disponibilidad de los servicios por utilización de mejores prácticas de mercado (datacenter, infraestructura) junto con disminuir el riesgo de rendimiento de las aplicaciones (en peaks de uso e implementaciones).

“Tal vez lo más destacable es que la empresa paga solamente por lo que usa. El proveedor de Cloud dispone de recursos (CPU, Memoria, Disco) que cada cliente puede utilizar en la medida que lo requiera. El cliente paga por lo que requiere ese mes, o esa semana en particular. El proveedor de Cloud puede administrar inteligentemente los recursos”, afirmó Munita quien puso el siguiente ejemplo:

“Mientras las universidades requieren muchos recursos en marzo y agosto para la inscripción de nuevos alumnos, el retail tiene su peak de requerimientos en Navidad, Día del Niño, y similares, mientras que las empresas de contabilidad para sus procesos de cierre, en enero”.

Estos beneficios son los que han visto quienes ya han adoptado alguna modalidad de cloud para sus procesos. El reporte IT Investment de IDC señaló que durante el 2014 fueron comercio, gobierno y servicios quienes aparecieron como los tres sectores donde la nube tenía el mayor número de menciones, respecto a las prioridades de los ejecutivos de TI.

Sin embargo, las soluciones en la Nube no están limitadas a un determinado nicho de negocios o tamaño de empresas. En ese sentido, Raúl Lozano, director de Desarrollo de Negocios para Socios en América Latina de Microsoft, dijo que si bien los beneficios de esta tecnología incluían todos los niveles, eran muy significativos en las PyMEs.

“Con la oferta que existe en la nube se puede usar los mismos servicios de grandes empresas a una fracción del costo que hubiera tenido antes. Ya no hay que hacer una inversión en infraestructura, lo cual era uy oneroso; ni tampoco en administración. Entonces es una forma de que empresas de cualquier tamaño se encarguen del nicho de su negocio, y de atender a sus clientes”, afirmó el ejecutivo.

¿Cómo entrar al negocio de la nube?

Este camino a la consolidación que está experimentando el cómputo de nube sin duda trae beneficios también para los proveedores de tecnología y el canal, pues a través de ellas los socios de negocio pueden tomar nuevas oportunidades.

Felipe Munita de Sonda, señaló que estos servicios están transformando los modelos de negocio de las empresas, pues crecen las inversiones de parte del mercado pero se cobran poco a poco, es decir, se paga por uso:

 “Así, para armar productos complementarios a su oferta actual, la nube baja las barreras de inversión necesarias, pudiendo los canales aumentar su portafolio de productos”.

De esta forma, los canales tienen por un lado la oportunidad de seguir a sus clientes en la transformación de los servicios de TI; y por otro, armar servicios propios para complementar su portafolio de nube, los cuales pueden ser por nicho o por industrias. Ejemplo de ello es la implantación de un nuevo software. El cliente no tiene idea de cuantos recursos requerirá. Entonces, contrata un servicio, implementa la aplicación, evalúa exactamente cuántos recursos (CPU, Disco, Memoria) requiere, y luego decide si continúa operando con ese esquema o compra infraestructura pero del tamaño exacto que requiere.

Por su parte, Guilherme Bujes de EMC, afirmó que la mejor oportunidad está en prepararse para proveer soporte a los clientes, y servicios asociados a la combinación de la nube con las redes móviles, redes sociales y el análisis de datos.

“Existe una gran variedad de servicios relacionados con la nube que las compañías de IT pueden proveer a sus clientes. Ellas pueden evolucionar su modelo tradicional de negocios desde revender hardware y software a los clientes, hasta ayudarlos a construir su propia nube privada”, dijo el ejecutivo, quien agregó que los canales pueden entonces integrar soluciones y llevar a cabo la gestión y soporte a esa nube, de manera que se generé la posibilidad de incrementar a futuro las ganancias mediante servicios recurrentes.

Otra opción es e hacer un desarrollo propio; crear una aplicación vertical u horizontal, y montarla en una nube con un proveedor, y revenderlo como cualquier otro servicio de SaaS. Así lo sugirió Raúl Lozano de Microsoft, de esta manera el canal ofrece sus soluciones y aporta con el servicio de migración, implementación y otros asociados a sus.

“Esas son cuatro áreas a monetizar. Hoy el mercado de servicios asociado a la nube es de 47 mil millones a nivel mundial, en América Latina la cifra es de dos mil millones, número que crecerá a más de 5 mil 500 millones en 2017, de acuerdo a IDC, por lo que los canales que identifiquen las fortalezas que tienen en estas cuatro áreas pueden ser los que generen nuevos negocios”, señaló el ejecutivo.

Capacitarse es clave

Como toda nueva tecnología, si bien el Cloud computing abre una oportunidad de nuevos negocios importante para el canal requiere que estos estén bien entrenados. En ese sentido, Felipe Munita, afirmó que los canales deben aprender a vender servicios, y que deberán tener habilidades para gestionar clientes en el proceso de operación y no sólo en el proceso de venta y puesta en marcha:

“Esto se trata ahora de una “relación” constante, estrecha y duradera con el cliente. Además, la especialización dependerá del nivel de profundidad que el proveedor quiera tener con sus clientes, hablamos de nivel de soporte por ejemplo”, dijo.

En ello coincide Guilherme Bujes de EMC, quien señaló que aquellos partners que consideren emigrar a los servicios relacionados con la nube deben preparar a sus profesionales en servicios TI con habilidades únicas que exigen los servicios de la nube, como aprovisionamientos, monitoreo, gestión de servicios, virtualización, y automatización, entre otros.

Sin embargo, en ese camino el canal no está solo pues los fabricantes que apoyan a la tendencia tienen una oferta de entrenamiento orientada hacia este nuevo nicho de negocios. En Microsoft, por ejemplo, cuentan desde octubre con tres competencias orientadas a sus partners: Small and Midmarket Cloud Solutions, para los socios que venden Microsoft Office 365 a PyMEs; Cloud Productivity, para quienes implementan Microsoft Office 365 en clientes empresariales; y Cloud Platform, para canales especializados en infraestructura y soluciones SaaS en Microsoft Azure.

De esta forma, se abre una nueva perspectiva de negocios donde el canal puede ofrecer nuevas soluciones y responder de mejor manera a las necesidades de sus clientes. La clave está en conocer las fortalezas del negocio propio, para poder orientarse hacia el tipo de soluciones a ofrecer donde tengan mayor solidez, y especializarse en las distintas herramientas basadas en Nube que actualmente existen.

Tendencias en Cloud computing

Los siguientes años serán clave en la consolidación del modelo de Cloud. Las empresas orientadas a este negocio, y las especializadas en el estudio de mercado, han realizado sus respectivas proyecciones al respecto.

EMC llevó a cabo una encuesta a nivel mundial en conjunto con Vanson Bourne, que arrojó las siguientes conclusiones:

El 61 % de los encuestados manifiesta que sus organizaciones ahora han adoptado los servicios de nube, pero solo el 16 % de ellos estaría dispuesto a albergar cualquier aplicación en una nube pública.
Entre las aplicaciones que la mayoría de los encuestados no estaría dispuesto a colocar en la nube pública, se incluyen aquellas para planificación financiera (39 %), administración de capital humano (35 %) y ERP (32 %).
Los mercados desarrollados con economías de TI más avanzadas lideran la adopción de la nube, mientras que los mercados emergentes, que parecen ser más reacios al riesgo, presentan niveles más bajos de consumo de la nube en general.
Sin embargo, los mercados emergentes tienen una perspectiva más positiva acerca del departamento de TI y la nube híbrida: el 79 % señala que espera una ventaja competitiva de las mega tendencias como la nube, los servicios móviles, las redes sociales y big data (frente a un 75 % en los países desarrollados) y el 67 % considera que combinar la nube pública y privada mejorará la seguridad y la agilidad (frente a un 60 % en los países desarrollados).

Por su parte, IDC señaló que las aplicaciones que mejoran las tareas de colaboración hacia dentro de las organizaciones y con los clientes y generan una mejor experiencia con el cliente, son las que han incrementado su demanda en cloud. Así también las de recursos humanos, CRM y de analítica, seguidas por otras aplicaciones para la automatización de procesos puntuales, a las cuales no tenían acceso los segmentos de la mediana y pequeña empresa; como son las aplicaciones de nómina, contabilidad y correo electrónico.

Para América Latina, la firma entregó las siguientes tendencias para este 2015:

Una mayor adopción de soluciones SaaS, por parte de los CXOs.
Una tendencia mixta o híbrida de las soluciones cloud públicas y privadas.
Una mayor presencia de jugadores en IaaS, PaaS y SaaS, conformando ecosistemas de socios de negocios y canales para llegar al usuario final con mejores propuestas de valor.
La habilitación y cruce de otras tendencias, como Big Data y Analítica, Movilidad y Social Media, en plataformas de nube.
La seguridad como un acelerador de innovación alrededor de cloud, lo cual atraerá más usuarios en sectores y segmentos que habían mostrado resistencia precisamente por el tema de seguridad.