Apagón analógico en plenos comicios

Share:

El programa de transición a la televisión digital terrestre publicado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a mediados del año pasado, instituyó como política, la provisión de televisores digitales a los hogares inscritos en el padrón de beneficiarios de los diversos programas sociales de la SEDESOL. Un programa que a todas luces resulta de orden federal.

Por otro lado, en días recientes el proceso de transición a la TDT se ha visto envuelto en sospechas por el uso electoral que este pueda tener o no en los comicios electorales locales, precisamente en los municipios donde se están entregando los televisores.

A lo que se suman algunas voces que sugieren que se suspenda y retrase la entrega en esos municipios para evitar un posible sesgo electoral.

Tanto el programa de transición a la televisión digital como la organización y celebración de elecciones son circunstancias que se juntan, pues los comicios así están estipulados en la constitución del país.

Por lo que debemos cuestionarnos, si cada programa social que se implemente durante cualquier proceso electoral local debería detenerse para evitar la existencia de sesgos y lucros políticos.

Por ello es importante privar por el tiempo que fuera a los beneficiarios de cualquier programa de asistencia social redundaría en elevados costos sociales. La construcción y equipamiento de escuelas, bibliotecas, hospitales, caminos y espacios de recreación públicos, tampoco deberían ser frenados ante ningún temor de sesgos electorales y políticos.

Puesto que en el caso de la ejecución efectiva del programa de la transición a la TDT depende no sólo que se cumpla con el plazo fijado en la Constitución.

Escrito por Ernesto Piedras