Brote de coronavirus afecta a cadena de suministro TIC

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Autor:
Se espera que el próximo 10 de febrero las líneas de producción que centenas de compañías tecnológicas operan en China vuelvan a funcionar, pero el ritmo de recuperación es un misterio.
Podría ocasionar desabasto y alza de precios

En días pasados, líderes de mayoristas y fabricantes regresaron a las salas de planeación para estimar el impacto que el brote de coronavirus que se vive en China y en otros países del mundo, tendrá en sus operaciones e ingresos por ventas durante el primer bimestre de 2020 y más adelante.

Y es que aunque centenas de compañías tecnológicas no operan en la ciudad de Wuhan, epicentro del brote, las medidas adoptadas por el gobierno chino para atajar la epidemia detuvieron las operaciones de producción en las principales ciudades, además de que algunas marcas tomaron la decisión por cuenta propia de dejar de operar hasta que la contingencia sea superada.

Muchas empresas con operaciones de fabricación en China están tomando medidas de precaución para minimizar los impactos del brote de coronavirus, entre ellas Apple, Foxconn, Samsung, Kingston Technology, Asus, sobre todo porque no hay certeza de que la fecha señalada por las autoridades chinas para que la industria regrese a laborar - el 8 o el 10 de febrero próximos -se cumpla.

Ejecutivos de mayoristas consultados al respecto confirmaron que proveedores de origen chino avisaron del posible impacto por la interrupción en la fabricación de componentes y equipo. Representantes de Kingston Technology reconocieron que el brote de coronavirus tiene un impacto generalizado en la cadena de suministro de las TIC.

En su caso garantizaron tener inventario suficiente para cubrir la demanda durante este mes, pero no es la situación de otras marcas internacionales o de compañías mexicanas que producen allá, como GHIA, cuyos líderes se ocupan de tener la menor afectación posible por el freno en la producción, el tráfico de embarques y las restricciones sanitarias que varios puertos marítimos y aéreos están aplicando a mercancías procedentes del país asiático.

También lee: Foxconn y Apple ven afectadas su producción y ventas por coronavirus

En China, los fabricantes originales de equipo, sobre todo los de computadoras portátiles, contemplan reanudar la producción la próxima semana o a mediados de febrero si no se producen más complicaciones, pero no pueden determinar cuán normales serán sus operaciones.

Calculan que sus tasas de utilización serán del 50-70%, dependiendo del número de trabajadores capaces o dispuestos a volver al trabajo y las condiciones de suministro de material.

Por obvias razones, el impacto se generaliza a los proveedores de componentes, incluidos los de paneles como BOE Technology, China Star Optoelectronics Technology (CSOT) y Tianma Microelectronics que producen en la ciudad de Wuhan y, debido al cierre de actividades por un periodo no determinado de tiempo, podrían sufrir escasez en el suministro de materias primas, y bloqueo en el embarque y distribución del producto terminado.

Se especula también que la demanda de DRAM móvil para teléfonos inteligentes, sobre todo para equipos que soporte la tecnología 5G, no pueda ser cubierta durante la primera mitad de 2020, lo mismo que la producción de discos duros, unidades de estado sólido y más.

Marcas como LG, incluso cancelaron su participación en el Mobile World Congress que se llevará a cabo en Barcelona, España, señalando motivos de precaución por el brote de coronavirus, y poniendo sobre la mesa la posibilidad de que la contingencia afecte las ventas de nuevos teléfonos compatibles con 5G, además de las de tabletas, equipos de cómputo portátil, monitores, componentes y memorias, entre otros y, contribuya a un incremento en precios de los mismos, mientras se restablece el ritmo de producción en China, y vuelven a la normalidad los controles sanitarios en puertos y países de destino para las mercancías.

Huawei, por su parte, comunicó esta semana que ha reanudado su producción de bienes incluyendo los dispositivos para consumidores y equipo para empresas de telecomunicaciones, mencionando que sus operaciones se están desarrollando normalmente.
La compañía reinició la fabricación luego del Año Nuevo Lunar alineada con un mandato especial que permite que algunas industrias críticas permanezcan en operación, esto a pesar de la advertencia de Beijing de parar toda actividad en algunas ciudades y provincias.

Contenido relacionado: